15 jul. 2010

Anotaciones sobre la novela el último romántico



                  
   Bogotá colonial                               Vuelo sobre la isla de los Roques, Venezuela






Hola José. Ya terminé de leerla, se necesita aliento para hilar una historia con tantos matices, sin desviarse. Indudablemente muestra un gran bagaje y conocimiento de la literatura y retrata muy bien a muchos contemporáneos que nos pasamos la vida intentanto atrapar palabras e imágentes para rendodear una obra que sólo nosotros consideramos importante. Aunque algunos personajes parecen irrreales, logran con su presencia hacer verosímil al protagonista. Bueno... son balbuceos de lectora... imagino que has recibido muchos y muy buenos comentarios.

Mariela Zuluaga García


                                                                           ***


EL ÚLTIMO ROMÁNTICO

En cuanto al fondo, un tema general y reflexiones especificas sobre Gerardo Antonio y su sueño intimo de escribir un libro, que irónicamente parece estar en contravía al éxito que vende la sociedad, pero más irónico es que muere sin realizar su sueño, dejando esta altruista labor al escritor José Díaz Díaz, quien en su maestría literaria logra los dos objetivos y a su vez recrea con un dramatismo sorprendente con otros personajes, con otras aspiraciones y formas de vivir la vida donde cada quien desnuda su corazón y sus pretensiones.


Como si fuera coincidencia, aparece el tema social: Estos personajes tienen un patrón: Abandonan Colombia, un país con limitadas opciones, todavía excluyente, con el ventajismo por delante, en donde no hay cama pa’ tanta gente”. La narración incluye aspectos de la vida urbana, condiciones políticas, esa denuncia, tan bien lograda por los escritores del “boom” que marcan lo que sigue siendo la Latinoamérica universa y sus emigraciones, historias contadas con pispicia criolla de nunca acabar.
Y cuanto a la forma, se cruzan lo universal y local, lo profundo con lo sencillo, las referencias a la literatura de todos los tiempos y la fundición de varios estilos de narración, desde la los cánones del romanticismo histórico con el lenguaje coloquial con el que se cuentan las anécdotas entre amigos, pasando también por la pluralidad de significaciones y símbolos semióticos, en donde cada una cuenta su historia a su manera y pone su corazón, todo en un milimetrado collage de géneros y mezcla de técnicas literarias que van desde el Ensayo, la obra de Teatro y la Poesía; y desde el discurso y la declamación a cartas, canciones, y narraciones descriptivas de contextos, de épocas, de paisajes y situaciones.


Porque además del hilo conductor de la vida de Gerardo Antonio, también esta su libro, el que decide llamar “El ultimo romántico”. Entonces la lectura es un fascinante pasar de un relato a otro, es como si se extra ponen las escenas en historias, donde aparecen y desparecen el amor, la bondad, el sortilegio y la misma muerte. Esa es la intención del autor.


Pero para el lector “El último romántico” esta escrita en una narrativa digna de un libreto de film cinematográfico, por lo vertiginoso del manejo de los tiempos, el monólogo, el dialogo, el desfile de personajes, la mayoría femeninos que desnudan su verdad, ellas ponen su corazón contando su historia completa de permanencia y de huida, tragicomedias donde la vivencia y el recuerdo van juntos en ese “deja vu” que viaja entre los tiempos.


Two tumbs up. Muy recomendable.******


Juan Carlos Ramirez gestarte@hotmail.com



Publicar un comentario