23 sep. 2013

LA CAVERNA, escuela de escritura creativa






LA CAVERNA, escuela de escritura creativa
Asesorías, correcciones, talleres y tutorías sobre Escritura Creativa

¿Estás escribiendo o piensas escribir un libro?
Hace ya unos cuantos años que vengo realizando trabajos de edición, corrección ortotipográfica y de estilo para empresas y particulares. De hecho, soy graduado en letras. Si pretendes publicar un libro, o ya estás en ello; si necesitas un artículo, reseña o prólogo, etcétera, para tu obra, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de correo electrónico para solicitar un presupuesto sin compromiso. No permitas que errores de ortografía, gramática y sintaxis –tan difíciles de apreciar a veces– arruinen la calidad de tu escrito. Te ayudaré para que fluya a la superficie del papel ese posible talento escondido que posees.
Costos: antes de ofertar un precio necesito leer al menos un par de folios para poder apreciar el nivel de redacción y determinar por tanto, cuánto trabajo voy a tener que hacer. El precio de la corrección de estilo, pues, está directamente condicionado por la calidad formal del manuscrito.
Si se trata de una tutoría online, o presencial (si es en el sur de la Florida) arreglaremos temas, horarios y precios vía e-mail.
Las correcciones las hago directamente sobre el archivo, en formato documento o similar. Con el control de cambios activado corrijo los errores, que quedan resaltados en rojo. Aparte de corregir, suelo añadir comentarios, que se posicionan (también en color rojo), en ladillos ubicados a la derecha.
La recepción y el envío del material (una vez corregido) se hacen por correo electrónico.
Envía ya tu manuscrito a: joserdiazdiaz@gmail.com, o llámame al celular 786 512 3437. Para que conozcas más de mi trabajo puedes entrar a la página web: www.arandosobreelagua.com. También me puedes enviar un twitter: @lenguajevital. Me encuentras también en Facebook: José Díaz Díaz y www.facebook.com/lacavernaescuela; puedes leer mis artículos en la revista digital: Sub-Urbano.com o en la página web: aipehmiami.com (asociación internacional de poetas y escritores hispanos), de la cual soy miembro y jefe editorial.


El mito de la caverna. Sinopsis


En el mito, Platón relata la existencia de unos hombres que desde su nacimiento se encuentran atados de piernas y cuello, en el interior de una oscura caverna. Prisioneros no solo de las sombras oscuras propias de los habitáculos subterráneos, sino también de su campo de visión, de manera que tienen que mirar siempre adelante debido a las ataduras sin poder nunca girar la cabeza. La luz que ilumina el antro emana de un fuego encendido detrás de ellos, elevado y distante. Nos dice que imaginemos entre el fuego y los prisioneros un camino elevado a lo largo del cual se ha construido un muro, por este camino pasan unos hombres que llevan todo tipo de objetos o figuras que los sobrepasan, unos con forma humana y otros con forma de animal; estos caminantes que transportan objetos, a veces hablan y a veces callan. Los cautivos, con las cabezas inmóviles, no han visto nada más que las sombras proyectadas por el fuego al fondo de la caverna —como una pantalla de cine en la cual transitan sombras chinas— y llegan a creer, faltos de una educación diferente, que aquello que ven no son sombras, sino objetos reales, la misma realidad. El interlocutor de Sócrates, Glaucón, afirma que está absolutamente convencido de que los encadenados no pueden considerar otra cosa verdadera que las sombras de los objetos. Debido a la obnubilación de los sentidos y la ofuscación mental se hallan condenados en tomar por verdaderas todas y cada una de las cosas falsas. Seguidamente, Sócrates se pregunta qué pasaría si uno de estos cautivos fuese liberado y saliese al mundo exterior. Pues, tendría graves dificultades en adaptarse a la luz deslumbradora del sol; de entrada, por no quedar cegado, buscaría las sombras y las cosas reflejadas en el agua; más adelante y de manera gradual se acostumbraría a mirar los objetos mismos y, finalmente, descubriría toda la belleza del cosmos. Asombrado, se daría cuenta de que puede contemplar con nitidez las cosas, apreciarlas con toda la riqueza polícroma y en el esplendor de sus figuras. Y si el prisionero liberado, volviera a la oscura caverna para comunicar su descubrimiento, ¿le creerían? No, sino que se reirían de él, diciendo que la ascensión le ha perturbado. Incluso, afirma Sócrates, que si intentase desatarlos y hacerlos subir por la empinada ascensión hacia la entrada de la caverna, si pudiesen prenderlo con sus propias manos y matarlo, le matarían; así son los prisioneros: cómodos en su engaño y violentos.
Publicar un comentario