22 ago. 2016

Reseña de Mariela Zuluaga sobre: En busca de la infancia perdida

Reseña de Mariela Zuluaga sobre la novela:
En busca de la infancia perdida

Un aporte latino a la narrativa del Sur de la Florida

 Por Mariela Zuluaga
















Todos llevamos un “niño herido por dentro” dice en una entrevista, José Díaz-Díaz autor de la novela En busca de la infancia perdida, y Rilke, en Cartas a un joven poeta aconseja que para inspirarse, el escritor debe retornar a la infancia en que “la soledad era el temple habitual”.

En una época en la que, pareciera,  ha aflorado un reconocimiento de la niñez como una etapa importante “per se”, a la que hay que atender no solo para garantizar adultos más equilibrados, sino para menguar  sufrimiento  a los infantes, esta novela surge como un testimonio que resguardado en la ficción y velado por la idílica nostalgia de la niñez lejana, llama la atención sobre las cicatrices que  nos va dejando en el alma el simple hecho de vivir.

Unos protagonistas, ya no tan jóvenes, que fueron resolviendo a la fuerza y en el camino,  los distintos conflictos con los adultos que les tocaron por suerte como madres, padres, tíos o amigos, que huyen de sí mismos y de lo que han sido para  encontrar la razón de sus vidas, tejen, en su desasosiego,  la trama de esta historia “sin historia” que logra descolocar al lector y hacerlo, talvez, reflexionar sobre el origen de su propia búsqueda.

Personajes aparentemente superficiales, que no muestran interés de romper el cascarón de la niñez, para  conservar lo bueno y lo nefasto que ella les brindó, posiblemente por miedo a abordar un presente que defrauda y duelo mucho más por lo simple y rutinario.

En esta novela culta y abiertamente cosmopolita, que supone un cúmulo de lecturas y un largo recorrido vital del autor, pues desde su mismo título remite a la buena literatura, a la música, a la tecnología  y al arte en general,  los personajes son emigrantes por necesidad o por gusto: todos habitaron de niños distintos escenarios y países, antes de llegar al lugar donde se desarrolla la novela: Miami y el sur de la Florida ubicada temporalmente en la segunda década del siglo XXI. Ninguno es nativo de ese lugar.

Llama la atención el narrador en tercera persona que con su ojo omnisciente va desnudando sin pudor el cuerpo y el alma de cada uno de los personajes y por momentos se baja de su cielo de observador para volverse un poco protagonista, crítico y consejero, pues no desaprovecha oportunidad para “pellizcar” al lector y sacarlo de su confort  buscando, convertirlo en un activista del mensaje ambivalente (huida-búsqueda/frustración- entusiasmo) que el autor confiesa quiere transmitir.

En treinta capítulos cortos y ágiles, escritos en un español, sin  nacionalidad aparente pues está salpicado de giros entre ibéricos y latinoamericanos, el narrador describe minuciosamente paisajes, escenarios, sensaciones y sentimientos, para mostrar la “incomodidad del alma” como diría Rilke, que se hace contundente y permanente en esta interesante novela que,  sin duda, es un gran aporte latino a la naciente narrativa de la “ciudad del sol”.

  • La novela: En busca de la infancia perdida, se puede ordenar  en Amazon en archivo digital o en papel.











Mariela Zuluaga
Ha dedicado una buena parte de su obra literaria a los niños y niñas y ha sido ganadora  de concursos nacionales de literatura.
Realizó estudios de lingüística y literatura en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas y ejerció el periodismo por más de treinta años. Cofundadora de editoriales, periódicos y revistas, entre otras, de la Editorial La Rana de Oro y de la Revista Latinoamericana de Literaria y Arte, Gato Encerrado, (1980-81)  de la cual fue Jefe de Redacción.
Estuvo vinculada al Ministerio de Cultura, en la Dirección de Infancia y Juventud, por varios años. En 2004 recibió la Condecoración Medalla  de la Orden Nukak-Makú “Testimonio viviente de la humanidad”, Categoría Oro, República de Colombia, Departamento del Guaviare, por su aporte a la cultura de la región. 
Actualmente, además de escribir, se desempeña como asesora literaria y pedagógica, diseña  y ejecuta proyectos en torno a la  educomunicación y a la conformación y dirección  de talleres  de creación literaria.
Publicaciones de ficción
  • Gente que camina, Bíita Kawéni  i chajyi bejnit, novela, Orbis Traducciones, Bogotá, Primera edición, 2013; Segunda edición 2014.
  • Un gigante sin recuerdos, novela para niños, Editorial Atenea, Bogotá,  2014
  • La piel del agua y otros poemas, Colección 50 poetas colombianos y una antología, Editorial Caza del libro, Ibagué, 2010
  • El espacio no es un vacío, incluye todos los tiempos.  Editora Nela Rio. BJP eBook 51. Mayo 2010
  • Memorias y Ladridos, novela, para niños, Editorial Educar, Bogotá, 2008
  • Sonajerías poemas para niños, (cuatro ediciones), Tercera edición: Editorial Educar, Bogotá, 1990.  Cuarta Edición. Versión Digital. CD en la voz de la autora. 2005
  • Constitución Política de Colombia, sólo para niños, Guía de Ensueño para leerla y quererla Editorial Educar, Bogotá, 1992 /  Editorial Magisterio, Bogotá, 2000
  • Las Cantas de Grillo,  poemas para niños, Editorial  Panamericana, 1998
  • La palabra del sol,  poemas, Ediciones COLCUC, Nueva York, 1996
  • El país de los días eternos, novela para niños  Editorial Educar, Bogotá, 1993,
  • Ronda de Hadas, (con otro) poemas para niños, Editorial Voluntad, Bogotá, 1978
  • La piel del Agua, poemas, Editorial Vanguardia, Bucaramanga, 1972.













Publicar un comentario