10 nov. 2016

Literatura, plástica y música de Jazz en el YVE Hotel de Miami

Literatura, plástica y música de Jazz en el YVE Hotel de Miami








Dentro del marco de la exhibición de artistas plásticos organizado por Aca Art Center este próximo 17 de Noviembre en el YVE Hotel Downtown Miami, se llevará a cabo una actividad literaria en la cual los escritores José Díaz-Díaz y Ernesto Olivera Castro presentarán sus nuevas novelas: En Busca de la Infancia Perdida(2016) y, Donde crece el vacío(2015).  Esta será una especial ocasión para conocer a los autores y dialogar sobre la actividad literaria en el sur de la Florida.

 José Díaz-Díaz, colombiano- estadounidense y residente en la Florida, estudió filosofía en la U. Santo Tomás de Bogotá y realizó Estudios de postgrado en literatura, en la U. Javeriana de la misma ciudad. Escritos: Los versos del emigrante; novelas: El último romántico y En busca de la infancia perdida; Libro de relatos: Los ausentes. Manual: Todo lo que debe saber un escritor principiante. Director de La Caverna, escuela de escritura creativa. Coeditor con María Gabriela Madrid de las antologías: Un escorzo tropical (2014), Muestrario de ficciones hispanoamericanas (2015) y Vorágine sensual (2016).
Página web: www.arandosobreelagua.com; email:joserdiazdiaz@gmail.com; @lenguajevital; Cell. 7865123437

Sinopsis argumental de: En busca de la infancia perdida

Mary Monserrat es una joven enfermera barcelonesa residenciada en Paris. Agobiada por una vida rutinaria de banalidad y sinsentido decide apartarse de ese mundo de  trivialidad y valores decadentes para darle rienda suelta a su afán de conseguir una tipo de vivencias que le den sustancia a su existencia.

Vuela a América con la intención de convivir en alguna comunidad incontaminada que no haya perdido el sentido de lo lúdico y lo inocente. Se dirige a un poblado mexicano pero al final, por razones del azar, termina residenciada en Hollywood, Florida. Allí conoce a Joe Alberto, un sudamericano, con quien va a constituir una pareja en soledad.
Mary Monserrat y Joe Alberto Nieves arrastran en su inconsciente a un niño herido por dentro. En el relato afloran con bastante frecuencia recuerdos incesantes que recrean los momentos trascendentales de sus aventuras personales, que los han dejado lisiados y desvalidos, lo cual los lleva a desnudar sus almas para terminar vislumbrando una epifanía que les impone la aceptación inequívoca de que viven en un mundo falaz de fingimiento total, que les impide tener certeza alguna sobre lo que son y lo que buscan. Es una novela de huida y de búsqueda. De frustración y de entusiasmo.

Escrita en un estilo detallista y descriptivo, que se detiene en representar los rasgos de un rostro, la forma de vestir de un personaje o la evanescente atmósfera de los sueños; con una expresión narrativa viva, coloquial y el empleo de frases cortas y directas, a veces, creando escenas con imágenes que rescatan con nitidez y deslumbramiento la poesía de lo cotidiano, el autor logra hacernos revivir aquella magia paradisiaca de la infancia que todos experimentamos en aquella etapa de nuestras vidas.
                                                        

                                                          -----------



Ernesto Olivera Castro


 (La Habana 1962), poeta, escritor, editor, académico y promotor cultural, es también ingeniero forestal. Ha recibido Mención nacional de Talleres Literarios 1985 y Mención Caimán barbudo 1990, ambos de poesía en La Habana, Premio Nacional de Poesía Paula Allende, Querétaro, México 1991, entre otras premiaciones. Su poesía aparece en antologías de Cuba, México, España, Italia, Argentina, Brasil y USA. Tiene 6 libros publicados, entre ellos, su novela Donde crece el vacío. Reside en Miami.

Fragmento:


“En la Isla no pasa nada, ni los viejos framboyanes en los parques, las máquinas de alquiler en La fraternidad son las mismas, el mismo discurso en la Plaza rancia, en las guaguas. La nostalgia rellena la vida del container. La nostalgia es la fractura. La más íntima de las leyes es la herejía en silencio. Todos sabemos lo que sigue pasando y no decimos nada. Ese es el contexto. Cayendo brutal epifanía me dejas solo, dije sintiendo las imágenes, los verbos cotidianos: en el barrio del Hoyo la lluvia torrencial me daba a la cintura a los 7 años, y arrasaba con mis soldaditos de plomo. Esa fue mi infancia a los siete, ocho… hasta los veinte y tantos, hasta la cintura, donde la verosimilitud es más duradera que la verdad. Además, un país entra en crisis cuando deja morir a sus escritores. Cuando el contexto deja de perseguir a la felicidad. Al mover mucho la mandíbula para responderle, Clarita cerró los ojos”.


Entrada libre. Los esperamos.
Publicar un comentario