26 sep. 2013

La misteriosa llama del erotismo



La misteriosa llama del erotismo
(La mirada vargasllosiana)


Por: José Díaz–Díaz

Uno de los temas recurrentes en la extensa obra narrativa de Mario Vargas Llosa quizás sea el del fantasma del erotismo, por su constante presencia como ingrediente  en la mixtura de elementos que constituyen el cuerpo de su escritura. Rastreando algunos de sus ensayos entre los cuales se encuentran La orgía perpetua (1978) y La verdad de las mentiras (2002), deduzco que  le concede una importancia primordial al concepto de Erotismo en cuanto a considerarlo un componente enriquecedor del texto literario que, según su criterio, debe estar presente en toda obra de calidad.
La anterior afirmación me obliga a precisar que la obra del Nobel no necesariamente puede considerarse de factura erótica, si fuera del caso encontrar una característica central de su universo narrativo, como sí podría tildar por ejemplo, la obra del poeta Constantino Cavafis, la novela Lolita de Vladimir Nabokov, o Los jardines secretos de Mogador de Alberto Ruy Sánchez.
Vargas Llosa conoce a temprana edad— desde sus años de estudiante universitario— las diversas teorías<< duras y blandas>> sobre el tema en cuestión. Cuando fungiendo como asistente de bibliotecario en el club nacional de Lima tuvo la oportunidad de leer la pornografía literaria del  Marqués de Sade, Justine (1791), como también los más profundos símbolos de la sexualidad humana desarrollados en sus diversos estudios teóricos y narrativos por Georges Bataille Historia del ojo(1928); desde entonces, disfrutará de las más sobresalientes obras de la literatura erótica a partir de la lectura de la colección Los maestros del amor, dirigida en Francia por el escritor surrealista Guillaume Apollinaire.
A mi modo de ver, el peruano es un entusiasta teórico y diletante del tema del erotismo. En unas cuantas de sus innumerables y sesudas charlas y entrevistas, se ha referido a la importancia  de la literatura como agente que  ayuda a potenciar esa dimensión creadora del hombre en su cotidianidad, al agregarle ese valor de ficción, de fantasía y de imaginación, que a través de un lenguaje escrito, lo empuja a descubrir una dimensión cultural enriquecida para acceder a degustar el goce, la  exploración y la recreación de  nuevas experiencias vitales. De este modo, el ingrediente del erotismo en la obra literaria es el adecuado para espolear la sensualidad inmanente en todo sujeto y de propiciar entre los personajes (ambientación incluida) un tipo de comunicación de calidad superior, siempre y cuando la ficción que se ocupe de lo sexual alcance un determinado coeficiente estético que lo distancie de lo meramente pornográfico.
Dentro de este contexto, en sus obras: Elogio de la madrastra (1988), Los cuadernos de don Rigoberto (1997) y Las travesuras de la niña mala (2006) principalmente, encontramos una alta dosis de contenido erótico— que a mi modo de ver y obedeciendo a los conceptos defendidos por el mismo autor— emanan de las obras de manera natural aunque reguladas por la voluntad calculadora del escritor. Una especie de erotismo a cuenta gotas, diría yo. Sin embargo, esa dosis por lo general no viene dada por simples descripciones de personajes y su interrelación, de argumentos y tramas que se acomodan para exaltar momentos inflamados de pasión o de escenas íntimas, o de rememoraciones confortables como sucede en el recuerdo que Roger Casement, el protagonista de El sueño del celta(2010) tiene de su homosexualidad liberada; sino que el fondo y entorno erótico está dado por la forma en que el lenguaje se transfigura y recrea en sí mismo espacios nuevos en donde el lector no puede menos que conmoverse y dejarse llevar por un rapto de excitación.
Recordemos que el erotismo es el triunfo de la cultura por el ejercicio de la imaginación y la fantasía sobre la naturaleza. Es también el culto al cuerpo que dirigido por un cerebro en paroxismo desgrana y envuelve en sustancia embriagada de deseo y de placer a la sensualidad de que es capaz un ser humano. Y eso es justamente lo que persigue el escritor. Abrir ventanas, desatrancar compuertas.
En cuanto a los lineamientos conceptuales sobre el tema que nos ocupa, Vargas Llosa adhiere en la práctica a los postulados que enuncia Georges Bataille en su obra Erotismo (1957) y a los indicados por  Michel Foucault en su extensa e inconclusa  obra: Historia de la sexualidad (1976-1984), entendiéndose este concepto como una sexualidad transfigurada, donde el sentido último del erotismo es la fusión, la continuidad, la supresión de límites entre el sujeto mismo y entre el sujeto y su pareja, o entre el sujeto y sus acompañantes. Debemos entender, entonces, que al erotismo le interesa el goce, el placer y la vida, no la reproducción y, que el género humano, a diferencia de los animales es el único que puede convertir  la pulsión sexual en erotismo sin que medie la intención de la procreación. El ejercicio del erotismo constituye una práctica de libertad individual y privada de gran contenido liberador y catártico que el sujeto ejerce como un verdadero ascenso hacia la aprehensión de dimensiones humanas más integrales, complejas y totalizadoras.
Entendido de esta manera, el ejercicio del erotismo surge cuando el individuo es capaz de desprenderse del interdicto, de la prohibición y de la regla. Si hay conciliación con el interdicto, ya no hay erotismo. Se hace imperativo transgredir el tabú, el pudor, el recato, para alcanzar lo obsceno que es la desnudez del cuerpo y de la conciencia. Al superar las restricciones impuestas por la norma, por  la mojigatería, por la pudibundez o la tendencia a demonizar el sexo, la acción erótica se aviene más con la clandestinidad y la privacidad  que con la normalidad plana. En tal sentido, Vargas Llosa dice en boca de uno de sus personajes de Los cuadernos de don Rigoberto: “Gracias a los colegios de monjas, el mundo está lleno de mesalinas”.


En todo caso, una obra literaria no adquiere niveles de calidades simplemente porque desarrolle o no el asunto del erotismo en su escritura, pero sería raro encontrar una narrativa que valga la pena  sin que contenga una buena dosis de él. Al fin de cuentas, como fuente de inspiración, la libido enloquecida se encuentra en las raíces profundas del inconsciente colectivo y es uno de los elementos viscerales que conforman el psiquismo humano (la gasolina vital de la especie humana), de manera que la escritura lo que hace es regodearse en las delicias del coqueteo y del enamoramiento; en  recoger aquellos signos, señales y símbolos tales como los de la violencia, el poder y la muerte que conjuntamente con los ritos y ceremonias, con la interrelación entre débiles y fuertes entre lo masculino y lo femenino (eros y thanatos) y hasta en lo andrógino (condición en vía de recuperación y aceptación por la sociedad postmoderna), caracterizan y modulan el comportamiento de la gente. Por todo esto y otras cosas, Mario Vargas Llosa llegó a afirmar que sin erotismo no hay literatura.

23 sep. 2013

LA CAVERNA, escuela de escritura creativa






LA CAVERNA, escuela de escritura creativa
Asesorías, correcciones, talleres y tutorías sobre Escritura Creativa

¿Estás escribiendo o piensas escribir un libro?
Hace ya unos cuantos años que vengo realizando trabajos de edición, corrección ortotipográfica y de estilo para empresas y particulares. De hecho, soy graduado en letras. Si pretendes publicar un libro, o ya estás en ello; si necesitas un artículo, reseña o prólogo, etcétera, para tu obra, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de correo electrónico para solicitar un presupuesto sin compromiso. No permitas que errores de ortografía, gramática y sintaxis –tan difíciles de apreciar a veces– arruinen la calidad de tu escrito. Te ayudaré para que fluya a la superficie del papel ese posible talento escondido que posees.
Costos: antes de ofertar un precio necesito leer al menos un par de folios para poder apreciar el nivel de redacción y determinar por tanto, cuánto trabajo voy a tener que hacer. El precio de la corrección de estilo, pues, está directamente condicionado por la calidad formal del manuscrito.
Si se trata de una tutoría online, o presencial (si es en el sur de la Florida) arreglaremos temas, horarios y precios vía e-mail.
Las correcciones las hago directamente sobre el archivo, en formato documento o similar. Con el control de cambios activado corrijo los errores, que quedan resaltados en rojo. Aparte de corregir, suelo añadir comentarios, que se posicionan (también en color rojo), en ladillos ubicados a la derecha.
La recepción y el envío del material (una vez corregido) se hacen por correo electrónico.
Envía ya tu manuscrito a: joserdiazdiaz@gmail.com, o llámame al celular 786 512 3437. Para que conozcas más de mi trabajo puedes entrar a la página web: www.arandosobreelagua.com. También me puedes enviar un twitter: @lenguajevital. Me encuentras también en Facebook: José Díaz Díaz y www.facebook.com/lacavernaescuela; puedes leer mis artículos en la revista digital: Sub-Urbano.com o en la página web: aipehmiami.com (asociación internacional de poetas y escritores hispanos), de la cual soy miembro y jefe editorial.


El mito de la caverna. Sinopsis


En el mito, Platón relata la existencia de unos hombres que desde su nacimiento se encuentran atados de piernas y cuello, en el interior de una oscura caverna. Prisioneros no solo de las sombras oscuras propias de los habitáculos subterráneos, sino también de su campo de visión, de manera que tienen que mirar siempre adelante debido a las ataduras sin poder nunca girar la cabeza. La luz que ilumina el antro emana de un fuego encendido detrás de ellos, elevado y distante. Nos dice que imaginemos entre el fuego y los prisioneros un camino elevado a lo largo del cual se ha construido un muro, por este camino pasan unos hombres que llevan todo tipo de objetos o figuras que los sobrepasan, unos con forma humana y otros con forma de animal; estos caminantes que transportan objetos, a veces hablan y a veces callan. Los cautivos, con las cabezas inmóviles, no han visto nada más que las sombras proyectadas por el fuego al fondo de la caverna —como una pantalla de cine en la cual transitan sombras chinas— y llegan a creer, faltos de una educación diferente, que aquello que ven no son sombras, sino objetos reales, la misma realidad. El interlocutor de Sócrates, Glaucón, afirma que está absolutamente convencido de que los encadenados no pueden considerar otra cosa verdadera que las sombras de los objetos. Debido a la obnubilación de los sentidos y la ofuscación mental se hallan condenados en tomar por verdaderas todas y cada una de las cosas falsas. Seguidamente, Sócrates se pregunta qué pasaría si uno de estos cautivos fuese liberado y saliese al mundo exterior. Pues, tendría graves dificultades en adaptarse a la luz deslumbradora del sol; de entrada, por no quedar cegado, buscaría las sombras y las cosas reflejadas en el agua; más adelante y de manera gradual se acostumbraría a mirar los objetos mismos y, finalmente, descubriría toda la belleza del cosmos. Asombrado, se daría cuenta de que puede contemplar con nitidez las cosas, apreciarlas con toda la riqueza polícroma y en el esplendor de sus figuras. Y si el prisionero liberado, volviera a la oscura caverna para comunicar su descubrimiento, ¿le creerían? No, sino que se reirían de él, diciendo que la ascensión le ha perturbado. Incluso, afirma Sócrates, que si intentase desatarlos y hacerlos subir por la empinada ascensión hacia la entrada de la caverna, si pudiesen prenderlo con sus propias manos y matarlo, le matarían; así son los prisioneros: cómodos en su engaño y violentos.

13 sep. 2013

"Los ausentes". Relatos de José Díaz-Díaz




Los Ausentes.
Libro de relatos
Por: José Díaz-Díaz

Narra esa parte vacía que anida en cada uno de nosotros… esa interioridad claro-oscura que unas veces nos ilumina y otras veces nos deprime.
Se puede ordenar por Amazon, en papel o e-book.