30 may. 2014

Sobre la Escritura Creativa



José Díaz- Díaz




(Texto tomado del manual: Todo lo que debe saber un escritor principiante, de José Díaz-Díaz y director de La Caverna, escuela de escritura creativa.www.facebook.com/lacavernaescuela)


La escritura creativa exige mucho esfuerzo físico y mental

Esto de aconsejar a los demás pareciera ser una vieja costumbre. Y aunque no lo pareciera, lo es también en el campo de la escritura. La historia de la literatura abunda en ejemplos. Desde la Poética de Aristóteles, siempre se nos ha venido trazando un modelo a seguir. Recordemos por ejemplo la Carta a un joven poeta, escrita por el gran bardo Rainer María Rilke y dirigida a un vate principiante. De paso, Borges en estas lides ha sido uno de los más sarcásticos. Hemingway nos aconsejó echando mano de la imagen del Iceberg; Umberto Eco exteriorizó su metamorfosis de semiólogo abstracto a novelista concreto en: Confesiones de un joven novelista. Vargas llosa puntualizó su aquiescencia por la crítica en: Cartas a un joven novelista; Edgar Alan Poe obsecuente con su desapego y generosidad nos legó los secretos de su orfebrería poética al darnos a conocer en su Filosofía de la composición, los detalles de cómo escribió El Cuervo.

Cada escuela literaria desarrolla las particularidades de su creación a partir de unos postulados diseñados por su Maestro. De igual manera los Movimientos literarios, se fusionan y desarrollan a partir de unos principios que explican y cohesionan los escritos de sus integrantes. Algunos de esos Movimientos explican los alcances teóricos de su doctrina a través de un documento como el recordado Manifiesto Surrealista firmado por André Breton, Paul Eluard y Louis Aragon, en 1924. Allí encontramos la declaración de principios de su estética. La inclusión del binomio: sueño-vigilia en el proceso creativo y también la descripción de alguna de sus técnicas como lo es la Escritura Automática.

Así, pues, aquello de que el escritor practica un oficio de solitarios y está a merced de la inconstante y elusiva señora inspiración, pareciera no ser tan cierto, cuando sabemos que en el momento requerido puede echarle mano a un buen manual que lo persuada de sobrevivir al nefasto síndrome de la <<hoja en blanco>>. Ah, valga la salvedad, las propuestas que leerán enseguida no están dirigidas a escritores avezados, quienes a motu proprio, y sin pena alguna pueden declinar el seguir leyendo este manojo de consejitos:
Tener muy en cuenta el tipo de lector al cual va dirigido el libro en primera instancia. Hay temas que interesan más a unos que a otros. Hay temas universales y temas regionales. Hay literatura para literatos, narrativa para lectores cultos, literatura para adultos y para niños; para jóvenes, en fin, literatura para masas.

A la gente le encantan los asuntos en los que puede verse identificada. El libro puede tener un grado de elaboración y excelencia tal que a cada nivel de lectores les diga algo, sin perder por ello su densidad y su sencillez. Hay libros bien escritos pero que no se ganan el interés de nadie. Gánate al lector, sedúcelo, conviértelo en tu aliado, en tu cómplice. Si se trata de Poesía o narrativa háblale <<en caliente>>, es decir, en los códigos de la intuición que atrapa al compartir una emoción. Recuerda y pon en práctica la norma anglosajona: “Do not tell me, show me”. Si el libro es una Tesis o Ensayo, entonces ve directo al análisis, a la síntesis, a la lógica cerebral.
No te preocupes si la materia prima de la historia es inventada o está tomada de tu experiencia directa. Persigue una <<idea fecunda>> o una imagen de vital impacto como punto de partida para comenzar la elaboración del relato. El carácter autobiográfico y la utilización de la figura del Alter-ego o de los heterónimos para nada comprometen el valor intrínseco del texto. Al lector lo que le interesa es el cuento en sí, no la vida del autor.
William Faulkner indica tres elementos claves que todo escritor debería tener en cuenta: experiencia, observación e imaginación.

Revisa la relación entre el título de la obra y su contenido, y desecha el lenguaje plano. Evita errores gramaticales, de sintaxis y de semántica. Huye de las cacofonías, pleonasmos, muletillas, apócopes, palabras comodín, etc. Evita los tópicos recurrentes, frases hechas, clichés y lenguaje estereotipado. Prescinde del uso excesivo de dichos y refranes. Soslaya las frases vacías para llenar espacios, los adjetivos que escalabran, las exageraciones. Busca que la voz que enuncia el texto (narrador o personaje) esté provista de una intención dialógica para que platique consigo misma o con las opiniones y acciones o afectos de otros personajes de la historia.

El vocabulario y expresiones de Los dialectos, habla de germanía, jerigonzas, argots y jergas solo las entienden los involucrados en esas comunidades de hablantes. Los demás lectores quedan sin comprender, desconectados y perdidos. Hay que utilizarlos con tino. El texto debe ser claro e inteligible.
Escribir con el corazón y corregir con la mente. La escritura debe ser lúdica, la corrección atenida al buen juicio. La historia debería ser el producto de una rara mezcla entre la cordura y el disparate, entre el delirio y la sensatez.

Traza una estructura, un mapa, un esquema general del relato antes de iniciar su redacción. Los especialistas aconsejan para el texto clásico un 25% de espacio para la parte inicial del argumento; un 50% para su desarrollo y el 25% final para el remate de la obra.

Fija unos objetivos precisos antes de iniciar la redacción. El escritor debe tener claro los propósitos del libro: si es para desahogarse, moralizar o denunciar; si es para distraer (se). Si hay un interés ético o estético serio. Si es con el objetivo de contar una historia o defender una tesis, etc.

Mide muy bien la cantidad de diálogo que se va a utilizar en el texto, en contraposición con las descripciones y la voz del narrador. Evita finales abruptos. No precipites el final de la fábula. El comienzo debe ser directo para luego ganar en profundidad. El personaje principal no se puede volver pasivo o ser superado en intensidad por uno secundario. Presenta el personaje principal en las primeras páginas.

Después de terminar de redactar el manuscrito, déjalo madurar al menos un par de meses antes de someterlo a consideración. Corrige, corrige mucho. Un buen escritor no es el que escribe mejor sino el que mejor tacha. Todo libro es una corrección final que aguanta nuevas correcciones. De hecho, muchas segundas ediciones son corregidas. Después recomiendo que inviten a leer el borrador a los amigos cercanos, o familiares, o correctores profesionales para que den un punto de vista externo. Cuando uno está escribiendo solo ve el árbol que tienes delante y no es capaz de ver el resto del bosque. Un lector puede decirnos: oye, ¿te has dado cuenta de que esto y esto se conectan aquí y podrían estar relacionados más adelante? Algo que tú, como creador que tienes todo en tu cabeza, no has sido capaz de percibir. Y, por favor, pídeles que sean duros. Que tachen y tachen y borren y cambien y critiquen... porque con palabras bonitas no se llega a ningún lado. Porque, aunque ellos te doren la píldora, el día de mañana serán editores profesionales quienes van a valorar la obra. Y ellos no van a tener tiempo para palabras bonitas si no se merecen.

De otra parte, hay que leer mucho, y leer calidad. “En el arte el sudor es más importante que el talento”. Tal será la importancia de la lectura que llevó a Borges a exclamar: “Que otros se enorgullezcan de lo que han escrito, yo me enorgullezco de lo que he leído”.
Cuando se trata de un Poemario, el autor debe estar absolutamente consciente del alcance de su escrito: si su trabajo es un ejercicio y expresión personal de una emoción o sentimiento, sin ir más allá de querer expresarlo en versitos (cometer poesía). Por el contrario, si abriga pretensiones poéticas, el texto será comparado de manera involuntaria por el lector con los parámetros que su experiencia le proporciona; y el crítico, con un golpe de ojo lo evaluara de acuerdo al universo poético de su conocimiento. Ahí es donde la buena poesía se defiende sola. No olvides que el género más difícil de escribir es el de la Poesía. Y en cuanto a los temas los de especial cuidado son el amoroso y el erótico.

La escritura creativa exige mucho esfuerzo físico (¿?) y mental. Sí, físico. Porque si el escritor no se encuentra en buena forma física le va a ser difícil la concentración y el ánimo para permanecer unas cuatro horas diarias excitando la materia gris para crear de la nada y seguir avanzando en su argumento. Para evitar el vértigo ante la página en blanco sugiero iniciar el párrafo con la primera imagen que se te venga a la mente. En el camino se arreglan las cargas. Para superar el <<bloqueo mental>> no hay nada mejor que cambiar de actividad por un rato.

 Cultiva a todo momento la sensibilidad en cualquier circunstancia. Déjate herir por el bullicio exterior pero sobre todo por la música. Ama y degusta las manifestaciones artísticas porque son el pan del espíritu. Ejercita a todo momento tu capacidad de asombro. Solo así podrás con tus escritos conmover al lector. Finalmente, escoge cuidadosamente tu cubículo, cueva, oficina, o nicho donde te encerrarás a escribir como su fuera el lugar donde vas a pasar tu luna de miel. Y a fantasear se dijo. No hay paredes para contener el advenimiento de la metáfora perfecta o de la parodia del infierno; ni la fuerza de la imaginación, ni los dardos de la crítica constructiva, ni las barreras que impidan un despegue pleno para la libertad creativa.