31 ago. 2015

Voyerismo. Video de Chenco

Voyerismo. Video de Chenco
Voyeurism. Video of Chenco.

Lectura de José Díaz- Díaz







Con este video que contiene doce pinturas, Chenco nos invita a redescubrir el panorama universal de lo que ha sido el arte erótico. A través del desnudo, salta a la vista un rasgo sobresaliente y recurrente en los temas que los pintores de todos los tiempos han plasmado en sus cuadros y esculturas y la  emoción erótica que  originan.
La cultura prehistórica y más adelante la mesopotámica y grecorromana entre otras, recogen muestrarios de esta producción. La pintura renacentista fue pródiga en plasmar en sus trabajos plásticos el tema erótico igual que la moderna lo mantiene como foco de atención. Motivos pictóricos han sido los desnudos femeninos y masculinos, los falos y las vaginas, en fin, las exposiciones que ajenas a falsos pudores hoy felizmente reposan en los museos de las grandes ciudades.

 Vale la pena recordar en esta ocasión, tres obras que nos enfocan en el asunto que nos ocupa y que fusionan entre concepto, imagen y emoción estética, la actitud voyerisita del pintor y la provocación de la imagen pintada hasta llegar a la mirada absorta y complaciente del observador: Betsabé en su baño de Rembrandt, y Susana y los viejos de Tintoretto (su variante más conocida), nos conducen a leyendas bíblicas en donde el rey David y el profeta Daniel son protagonistas de los motivos pintados. En La Maja desnuda de Francisco de Goya, el concepto voyerista se extralimita cuando la expresión de la mujer desnuda de manera provocativa desafía con su mirada al espectador para que la contemple. La imagen pintada reta al voyerista a que sacie su emoción deglutiendo su inocente belleza por la boca del ojo sediento.

Y es que el artista es, ni más ni menos que un fisgón de la intimidad. Un contemplador y un mirón que capta y exhibe ante el público—transcribiendo en figura y color con los recursos de su propia estética—detalles de sus más sentidas pulsiones. Viscerales compulsiones que lo llevan a enfocar su lente voyerista en la exhibición de las partes «nobles» del cuerpo humano, para otros «partes pudendas» y que en el caso de Chenco devienen en símbolos e imágenes conceptuales, las más de las veces, acérrimas críticas de poses moralistas, timoratas y gazmoñas de la cultura judeo-cristiana.

Debido a esas ideologías y religiones que pervierten,  satanizan y convierten en práctica pecaminosa el contacto visual con imágenes de la propia naturaleza corporal, La imagen erótica del desnudo expuesta por el pintor con manifiesta provocación y coraje pictórico, se constituye en una tentación para el observador quien es inducido directamente a la fascinación de la morbosidad. La sed de los ojos disparada por el artista plástico en su «obscena» obra seduce al lector, lo conmueve y lo desequilibra creándole el típico mea culpa voyerista. Sin culpa no hay placer y traspasar  lo prohibido engendra un regocijo inconfesable.

Vamos a ver el video: Voyerismo, que Chenco nos presenta con desenfadada pulcritud. Allí su conciencia desinhibida pareciera ceder a sus manos la conducción del producto de su trabajo plástico, mientras  la ingenuidad y la inocencia de las figuras que encontramos se enhebran con la conceptualización verbal de las mismas, en las frases escritas por el propio pintor y que podemos leer  en las orillas de las pinturas o en el envés de los cuadros. Nos toparemos con la  agresividad de sus descarnados temas y con la forma en que estos son tratados en el uso de imágenes dibujadas de manera rústica y contundente.

Un Chenco neoexpresionista y febril pareciera gobernar su ojo voyerista que con colores básicos muy saturados, líneas y contornos definidos, lo adereza todo con una buena dosis de refinada ironía, regalándonos así otra fase de su extraordinaria creatividad.

 www.facebook.com/lacavernaescuela






Voyeurism. Video of Chenco.
Lecture by Jose Diaz Diaz.
Translated by Maria Gabriela Madrid.








This video contains twelve paintings and Chenco invites us to rediscover the universal picture of what has been erotic art. Through naked, it is obvious and recurrent in the themes that painters of all times have reflected in their paintings and sculptures the erotic emotion they cause.

Prehistoric culture and later the Mesopotamian and Greek Roman among others, collected samples of this production. The Renaissance painting was lavish in express in their plastics works the erotic theme like modern that keeps it as a focus of attention. Pictorial motifs have been female and male nudes, phalluses and vaginas; anyway, exposures beyond false modesty today happily rest in the museums of big cities.

It is worth recalling on this occasion, three works that focus us in the present case and that blend between concept, image and aesthetic emotion, the voyeur attitude of the painter and the provocation of the painted image until to reach the absorbed and complacent look of the observer: Bathsheba in her bath by Rembrandt, and Susanna and the Elders by Tintoretto (its most famous variant), lead us to biblical legends where King David and the prophet Daniel are the protagonists of the painted motifs. In The Naked Women (La Maja Desnuda) of  Francisco de Goya, the voyeuristic concept overreaches when the expression of the naked women provocatively challenged the viewer with her gaze to view and to contemplate her. The painted image challenges the voyeur to satisfy his emotion swallowing her innocent beauty in the mouth of the thirsty eye.

And the artist is neither more nor less than an eavesdropper of privacy. A viewer and a voyeur that captures and displays to the public transcribing in shape and color with the resources of his own aesthetic-details of their deepest instincts. Visceral compulsions that lead him to focus his voyeuristic lens on display of the "noble" human body parts, for others 'private parts' and that in the case of Chenco become symbols and conceptual images, most of the time, staunch reviews of moralists views, timid and prudish of the Judeo-Christian culture.

Because of these ideologies and religions that pervert, demonized and become in sinful practice the act of the eye contact with nature images of the body itself, the erotic image of the naked exposed by the painter with gross provocation and pictorial courage, constitutes a temptation for the observer who is led directly to the fascination of morbidity. The eye thirst triggered by the artist in his "obscene" work seduces the observer, moves and unbalanced creating the typical mea voyeuristic guilt. There is no pleasure without guilt and pass the forbidden generates an unspeakable joy.

Let's see the video: Voyeurism, which Chenco presents us with unabashed neatness. There seems his uninhibited awareness yield to his hands the making of his plastic work, while naivety and innocence of the figures found are threaded with the verbal conceptualization of them, in written phrases by the artist himself and that can be read on the banks of the paint or on the underside of the paintings. We will encounter the aggressiveness of his fleshless themes and the way these are treated in the use of drawn images of rustic and forceful.

Chenco, a neo-expressionist and feverish, seems to rule with his voyeuristic eye with highly saturated primary colors, lines and sharp outlines, seasoned all with a healthy dose of refined irony and give us another phase of his extraordinary creativity.


www.facebook.com/lacavernaescuela

25 ago. 2015

Strings. Cuento de María Gabriela Madrid

 Strings. Cuento de María Gabriela Madrid

















Continuando con la difusión de fragmentos de la Antología bilingüe 2015 de La Caverna, escuela de escritura creativa— a publicarse en noviembre próximo en la plataforma de Amazon—, en esta oportunidad podrán leer uno de los cuatro cuentos de María Gabriela Madrid: Strings.
El relato perteneciente al género fantástico, es una elaborada pieza narrativa en donde encontramos esos elementos primarios del género que franquean la realidad en busca de otras inasibles e inalcanzables para la lógica común.
La ciencia ficción; lo extraño, misterioso e insólito; lo ilusorio y lo incomprensible; el pálpito hacia realidades insospechadas, son algunas de las características de esta ficción de madurez que ha alcanzado en su narrativa la talentosa poeta y escritora de origen venezolano.

Strings

Cuando asistí a la conferencia anual de Física quedé maravillada ante la posibilidad de la existencia de otros universos, donde no solo existen las ya establecidas tres dimensiones del espacio y la de tiempo, sino un cúmulo de once dimensiones imperceptibles al ojo humano. La teoría denominada ‘Strings’ plantea que cada organismo, independientemente de su tamaño y de si es percibido o no, posee los filamentos de las moléculas requeridas para estar en la danza de la vida. Estos filamentos, formados por energía, vibran de distintas maneras por lo que si la teoría se llegase a probar, permitiría finalmente la unificación de la Mecánica Cuántica y la Teoría de la Relatividad.
También en la conferencia, como parte de la mecánica cuántica, se mencionó la fantasía de la existencia de varios universos, ¿acaso en planos paralelos?, quién sabe. Qué placer sería poder ver más allá y no quedarnos estáticos en este universo donde solo se vislumbra caos, guerras, y maldad. Pocas veces he tomado decisiones que han sido influidas por premoniciones, coincidencias o situaciones extrañas; recuerdo aquella vez, cuando después de un día de trabajo, descansaba en la terraza de la casa, y de pronto una angustia creciente me presionó el pecho. Pensé por instantes en Marta y presentí que se encontraba mal y lloraba. No había razón alguna para preocuparme, pero la llamé a su casa. Su línea telefónica estaba todo el tiempo ocupada por lo que tomé las llaves de mi Volkswagen amarillo, adorada carcacha de los sesenta que aun en los noventa era cómplice de mis salidas, y llegando a la casa de Marta, vi a Gonzalo en el jardín, quien desesperado, caminando en círculos, celular en mano, buscaba alguna niñera que cuidara a los niños.
Finalmente me atendió y con voz entrecortada me comunicó que Marta acababa de morir en la intersección situada a tres cuadras de su casa. No tenía más información, únicamente que el accidente había ocurrido diez minutos antes de mi llegada, en el corto tiempo en que yo desde mi casa llamaba a Marta y su línea de teléfono estaba ocupada, mientras Gonzalo atendía la llamada del inspector de policía. Con la piel erizada, entendí que Marta en aquel momento de angustia se estaba despidiendo de mí. Sin más ayuda que ofrecer, entre sollozos conduje hasta el garaje de mi casa. Pasaron los años y aquel episodio quedó para siempre en mi memoria.
Ahora en la cocina, preparándome un té, pienso sin proponérmelo en Bethania, la colega de mi esposo que vive en Italia. No la conozco mucho, pero me pregunté qué sería de ella. En menos de cinco minutos con el té en el termo bajé a la calle y caminé hacia el colegio de mi hija. Ya era hora de recogerla pero para mi sorpresa casi tropiezo con Bethania en la esquina de la cuadra de mi casa. ¿Qué hacía ella en Nueva York?, ¿dónde había quedado Italia? Luego de un saludo casual me contó que acababa de llegar para quedarse tres días y sin más detalles, partió.
Atribulada, sentí que durante esos segundos en la cocina había penetrado en una dimensión desconocida, como aquella tarde, cuando sentí que Marta se despedía de mí. ¿Qué me sucedía? Según mi amiga esotérica eso me pasaba por ser hipersensible. Gente como yo es según algunas religiones y creencias la más susceptible a la posesión diabólica. ¿Estaría poseída? o ¿sería aquella premonición simplemente una ventana para lograr comunicarme y entender mejor el universo que me rodea?
Pensé que debería aprender a penetrar esas fronteras incomprensibles. Como ejercicio impuesto, empecé a visualizarlo todo desde otro ángulo. Sobrevolando la realidad. Ya no veía los muebles fijos, tiesos, inmóviles, sino que ahora los imaginaba volando a mí alrededor y no donde mi cerebro los había puesto quince años atrás. Lo mismo me ocurría con las personas y hasta con mis libros. Ahora todo era relativo, iba por la vida con la actitud de estar, contrariamente a los seres que se entrecruzan en nuestro camino y de manera inconsciente queremos encasillar. Ahora pretendía verlos sin etiquetas, libres y aunque estoy abierta a cualquier plano donde pueda enriquecer la percepción, para mí ya nada tiene un lugar fijo, solo mi marido que se empecina en seguir ahí, como un mueble viejo, polvoriento, cansado y sin nada nuevo que ofrecer.
Desde que Antonio regresó de Roma está diferente, nada comunicativo y deambula sin rumbo por las calles estrechas de la vecindad.
Ver esa flor rosada, creciendo en el concreto de la entrada de la casa, una flor que reclama un poco de agua, hizo que estableciera una comparación entre el agua y la soledad: «el agua necesaria para que todo ser viviente pueda vivir y la soledad necesaria para el enriquecimiento del espíritu». Aquellos ratos de soledad fueron vitales para adentrarme en el nuevo universo que se abría ante mí. La tempestad de esa noche no cesaba, y luego de beber un vaso de leche tibia, me dormí y soñé con Bethania. A través de sus gestos veía un infierno, una bola de fuego y cadáveres esparcidos en la colina circundante y Antonio caminaba por el lugar. En el mismo sueño mezclé a Bethania con mi marido. Qué curiosa es la mente que como en una coctelera, entremezcló las preocupaciones del día.
Al día siguiente, mientras tomaba café, sentí que Bethania me llamaba a gritos. ¿Acaso de nuevo había penetrado en otra dimensión? Recordé que Bethania le dijo a mi marido que lo vería en  Florencia por cuestiones de trabajo, así que en lugar de esperar que regresara de su caminata diaria y hacerle infinidad de preguntas, agarré la cartera y fui al aeropuerto en donde sin esperar mucho tiempo abordé el avión que aterrizaría después de horas de vuelo. Pisando suelo italiano y sin detenerme en el hotel, fui directo a la casa de Bethania. El mayordomo abrió la puerta y  hablando italiano me dijo que Bethania había muerto y  que ese día se cumplía  un mes de la tragedia: el avión en el que volaba se había estrellado contra la colina más alta de Roma.
Había algo que no podía procesar, ¿a quién vi aquella tarde? ¿Es que acaso no era ella con la que casi tropiezo en Nueva York? Y los sueños, ella señalándome la bola de fuego, y, por último, haber imaginado que me llamaba a gritos. Aun no logro entender. En su último viaje, mi marido había viajado de regreso en su mismo vuelo y nunca me habló de accidente alguno, ni de cómo había sobrevivido. Desesperada, leí la reseña del periódico. Ahí estaban los nombres de los fallecidos: Bethania Vingelli y entre muchos otros, mi marido Antonio Valdez, ¿cómo explicarme entonces ese mes conviviendo con él? ¿Estaría yo muerta también?







Strings


Continuing with the delivery of fragments of the Bilingual Anthology 2015 of The Cavern, School of Creative Writing, to be published in November in the Amazon platform- This time you can read one of the four short stories written by Maria Gabriela Madrid: “Strings”

The short story belongs to the fantasy genre, and it is an elaborate piece of narrative in which we find these primary elements of the genre that overcome the reality to look for other ways elusive and unreachable for ordinary logic.


The science fiction; the strange, the mysterious and the unusual; the illusory and the incomprehensible; the hunch to unexpected realities, are some of the features of this fiction of maturity reached in the narrative of the talented poet and writer from Venezuela.


Written and translated by: Maria Gabriela Madrid

When I went to the “Annual Conference of Physics”, I became astonished with the possibility of the existence of other universes, where not only exist the establish three dimensions of space, and one of time, but a heap number of eleven dimensions imperceptible to the human eye. The theory called “Strings” raises that every organism independently   of its size, and if it is perceive or not, possess in their filaments the molecules needed to be in the dance of life. These filaments formed by energy vibrate on different ways and if the “String Theory” were proven truth, it would finally allow the unification of “Quantum Mechanics” and the “Theory of Relativity”
At the conference, the possibility of various universes stayed in my mind. Perhaps, would it be universes in different planes? Who knows? What a pleasure would it be to see further away and not remain static in this universe where we witness chaos, and war. 
I rarely make decisions influenced by premonitions, coincidences, or strange situations; but I still remember that time when I was resting in the patio of my house and suddenly felt an anxiety pressing down my heart, at the same time that I thought of Marta. For a moment, I felt Marta was badly hurt and crying. There was not any reason for me to worry, but instead, I grabbed the auricular of the phone and call her to her house. After several attempts, the phone line was always busy; so I grabbed the keys of my old yellow Volkswagen, and drove to Marta´s house. I remember I saw Gonzalo in the garden, whom desperate was walking in circles with his cell phone placed on his ear. As soon as he finished talking over the phone, he looked at me and with a trembling voice told me that Marta had just died in an intersection three blocks away from their house. He did not have any more information, only that the accident happened twenty minutes before my arrival. The same twenty minutes when a police officer from the scene called him and said that his wife had been in a fatal accident. By then, covered in chills, I understood that when I felt that oppression in my heart, it was Marta saying goodbye to me, so without hesitation, between sobs, I remember I drove back to my house. Now, Years has gone by and that episode stayed forever in my memory.
Now in 2011, another strange episode happened. This time, I was in the kitchen making tea when without the intention of thinking about it, I thought of Bethania, my husband’ business partner living in Italy.  I barely know her, but at that moment, I wondered about her wellbeing. Since it was about time to go to my daughter´ school, I poured the tea inside a coffee pot, and walked down the street when suddenly I almost stumble over Bethania. What was she doing in NY? What happened to Italy?
After a quick chance of greeting each other she mumbled some words I could not understand, and kept walking.
Feeling anxious, I went to school and could not stop thinking of the moment I was in the kitchen making tea. I felt I had entered another dimension. I had the same feeling I felt when Marta was saying goodbye to me. According to my esoteric friend, that episode happened to me for being hypersensitive. She said that people like me are according to some religions and beliefs, a good recipient for diabolical possession. Was I being possessed?  Or on the contrary that episode could have been a sign that there are unknown frontiers waiting to be explore. As an impose exercise, I started visualizing everything from a different angle. It was like looking at life using a magnifying glass. I was not longer seeing the furniture immobile, but instead flying around me. The furniture was not longer where my brain registered it fifteen years ago. The same happened to people in my life, and my books. Now everything was relative to me, and I just wanted to live life, and stop putting labels on people as their cross my path, so I tried to see them without labels, just free. Now, I am open to any plane where I can enrich my perception of life, and nothing has a definite place in my life, just my husband, whom like an old, dusty piece of furniture has been always by my side. However, since Antonio returned from Rome, his behavior has been different. He has been distant and unable to communicate, and everyday and night he has strolled endlessly on the narrow streets of the neighborhood.
Seeing an isolated pink rose growing in the concrete floor made me establish a comparison between water and solitude: “the indispensable water for any living creature to keep alive, and the necessary solitude for the enrichment of the spirit” Those vital moments of solitude were essential to explore the universe in front of me.
That night the storm and gusty winds lasted for hours, so after drinking warm milk, I fell sleep and dreamed of Bethania.  She was, in a middle of an inferno, pointing to a fireball and corpses that were all scattered down a hill, and in the same dream, Antonio walked around the place. Immediately after waking up, I realize how clever the human mind was for being able to blend in a dream all the worries of the day.
Ready to start a new day, I went to the kitchen to grab a cup of coffee, when suddenly I felt Bethania was calling my name loudly. Perhaps again did I enter another dimension? I remember that Bethania told my husband she will meet him in Italy for business, so instead of waiting for him to come back from his daily stroll, and asking him a long list of questions, I grabbed my bag and went to the airport, and without much waiting, I boarded a plane that landed several hours later. Already in Italy, and without stopping at the hotel, I went directly to   Bethania’s house. The buttler opened the front door, and in italian told me that Bethania pass away and that the date we were at, was the first month anniversary of the tragedy: The airplane where she was a passenger crashed with the highest hill in Rome.
There was something I could not process: Whom did I almost stumble in NY? , Wasn’t Bethania? And my dream, Wasn’t she the one pointing to the fireball and the corpses down the hill? And finally, didn’t I hear her voice calling me? I still cannot understand. In his last trip, Antonio flew back on the same plane as Bethania and neither of them mentioned to me any accident, or how they survived. Desperate, I opened the newspaper and read aloud the names of the deceases: Bethania Vingelli and among many others names, my husband Antonio Valdez. How could I explain the month we were living together?  Would I also be dead as well?


MARÍA GABRIELA MADRID

María Gabriela Madrid nació en Caracas-Venezuela. Estudió Educación en la Universidad Metropolitana de Caracas-Venezuela, Escritura Creativa e Inglés como segundo idioma en Harvard University, Boston University y Columbia University.Madrid obtuvo un Diploma y Mención de Honor  en el concurso "Nicomedes Santa Cruz 2008" del Instituto de Cultura Peruana, Florida, EE.UU..Desde el 2008 durante la época navideña su cuento "Why?" sale al aire en el programa "Texas Matters" National Public Radio (NPR) 89.1 FM.En el 2008 Madrid participó en el festival Luminarias.En el 2010 participó en una videoconferencia El tema fue "Chicanismo como movimiento político, cultural y social y la identidad chicana en el arte y la literatura"En el 2010, Madrid recibió en Houston el reconocimiento de "Mujer Escritora del Año 2010-2011" otorgado por la alcalde de Houston Anisse Parker.En el 2010 el programa de TV "Desde San Antonio" entrevistó a Madrid. Madrid participó en la 32 Antología del Congreso Mundial de Poetas de la Academia Mundial de Arte y Cultura (WAAC), afiliada a la UNESCO, las Naciones Unidas de las Letras, Unión Hispanoamericana de los Escritores, Foro Internacional IFLAC para la Literatura y Cultura por la Paz, Asociación Israelí de Escritores en Lengua Castellana, Sociedad Argentina de letras, Artes y Ciencias, Salač.Madrid participó en las antologías en español  "Poetas y Narradores 2008 y Poetas y Narradores 2009" del Instituto de Cultura Peruana, Miami-FLA.Madrid participó en las antologías en inglés "Inkwell Echoes 2009-2010 y Inkwell Echoes 2010-2011" de la Asociación de Poetas de San Antonio (SAPA).Madrid participó en las antologías bilingües:"Voices de Mujeres / Voces de Mujeres (2009) publicada por la  universidad Our Lady of the Lake University (OLLU),; " Un Escorzo Tropical / A Tropical Foreshortening  bajo La Caverna, escuela de escritura creativa en la Florida; “Voces alzan vuelo en el reflejo de las piedras caídas/Voices take flight in the reflection of the fallen stones. En amazon.com.Madrid aparece como compiladora y co-antóloga de "Voces alzan vuelo en el reflejo de las piedras caídas/Voices take flight in the reflection of the fallen stones a la venta en amazon.com.Madrid participó como autora en la Convención Nacional de  Periodistas Hispanos 2014 (NAHJ). Madrid editó con la colaboración de Pedro M. Madrid M (Q.E.P.D) los libros "Las Alas Perdidas" (Español, 2012) y "Arkontika" (Español, 2013). Ambos libros en amazon.com. Madrid es co-antóloga, co-editora y traductora de la antología bilingúe “Un Escorzo Tropical/A Tropical.Madrid es miembro activo de la Asociación de Escritores de Venezuela.Maria Gabriela Madrid es miembro vitalicio de Congreso Mundial de Poetas  bajo los auspicios de la Academia Mundial de Arte y Cultura (WAAC).  Aprobada por la UNESCO y registrada en USA.El 27 de Febrero del 2015 María Gabriela Madrid en la Asociación Americana de Maestros de Español Y Portugués (AATSP) en el Centro Educativo de Arte y Cultura A&M (Educational and Cultural Arts Center,A&M) en San Antonio, Texas.En marzo del 2015 Madrid tradujo al inglés el libro  “Un Encuentro Angelical/An Angelic Encounter de la presentadora de televisión Nancy Restrepo en Miami,Florida.El 28 de marzo Madrid participó como juez de Poesía por la AATSP. Madrid durante la ceremonia recitó varios poemas y leyó dos cuentos de su autoría.El 8 de abril Madrid dió una conferencia a un grupo de maestros del distrito NISD en  San Antonio-Texas.El 11 de mayo del 2015 Madrid participó en la ceremonia del colegio William Taft High School,SA,TX.En el 2010 Madrid participó en el comité de bienvenida del Museo American Latino.Madrid fue elegida Jefa de Precinto en las elecciones primarias del 2014 de los Estados Unidos de América. Jefa de Precinto (2014-2016). Madrid se convirtió en Oficial Adjunto (2014)Madrid es Directora y gerente de la página de Voices de la Luna en facebook.Maria Gabriela Madrid  reside en San Antonio-Texas,U.S.A.



MARIA GABRIELA MADRID was born in Caracas,Venezuela. She studied Education at the Metropolitana University of Caracas-Venezuela, Creative Writing and English as a second language at Harvard University, Boston University and Columbia University.Madrid obtained a Diploma and Honorable Mention for her participation in "Nicomedes Santa Cruz 2008" Institute of Peruvian Culture, Florida, USA. Since 2008, during Christmas, her short story "Why?" is transmitted in "Texas Matters" National Public Radio (NPR) 89.1 FM.In 2008 Madrid participated at Luminarias.In 2010 Madrid participated in a videoconference. The topic was "Chicanism as political, cultural and social movement and Chicano identity in art and literature".In 2010, Madrid received in Houston the recognition "Woman Writer 2010-2011" awarded by the mayor of Houston Anisse Parker. In 2010 the TV program “Desde San Antonio” interviewed Madrid. Maria Gabriela Madrid participated in the thirty-second  (32) Anthology of World Congress of Poets of the World Academy of Art and Culture (WAAC) affiliated to UNESCO, the United Nations Letters, Hispanic Writers Union, International Forum IFLAC for Literature and Culture for Peace, Israeli Association of Writers in Spanish Language, Argentine Society of Letters, Arts and Sciences, Salač.Madrid participated in the anthologies "Poetas y Narradores 2008 and Poetas y Narradores 2009” by the Institute of Peruvian Culture.Madrid participated in English in the anthologies "Inkwell Inkwell Echoes 2009-2010 and Inkwell Echoes 2010-2011” sponsored by the Association of Poets of San Antonio (SAPA)Madrid participated in the bilingual anthologies: Woman Voices / Voces de Mujeres (2009) published by" Our Lady of the Lake University (OLLU) ; Un Escorzo Tropical / A Tropical Foreshortening under The Cavern, school of creative writing in Florida, U.S.A ; Voces alzan vuelo en el reflejo de las piedras caídas/ Voices take flght in the reflection of the fallen stones. All at amazon.com.Maria Gabriela Madrid participated as author at the National Convention of 2014 Hispanic Journalists (NAHJ). Madrid edited in collaboration with Peter M. Madrid M (RIP) the books "Las alas perdidas" (Spanish, 2012) and "Arkontika" (Spanish, 2013). Both books on amazon.com.Maria Gabriela Madrid is a life member of the World Congress of Poets under the auspices of the World Academy of Art and Culture (WAAC) affiliated to UNESCO and registered in the United States. Madrid is Active Member of The Association of Circle of Writers of Venezuela.On February 27, 2015 Madrid participated as a Speaker for the American Association of Spanish and Portuguese Teachers (AATSP) at the Educational Center of Arts and Culture A&M at San Antonio-Texas. In march 2015 Madrid translated into English the book “Un Encuentro Angelical/An Angelic Encounter by TV Hostess Nancy Restrepo at Miami,Florida.On March 28, 2015 Madrid participated as one of the judges of Poetry organized by the American Association of Spanish and Portuguese Teachers (AATSP). Also at the ceremony Madrid recited some poems and read two short stories written by her.
On April 8 Maria Gabriela Madrid gave a presentation to a group of teachers of NISD, San Antonio, Texas.On May 11, 2015 Madrid participated as a keynote speaker at the induction ceremony of William Taft High School in SA, TX.In 2010 Madrid was part of the Austin Welcoming Committee for the American Latino Museum.Madrid was elected Precinct Chair(2014-2016). Madrid became Deputy Officer (2014).Madrid is Director of Voices de la Luna, and manager of Voices de la Luna’ page on Facebook.Maria Gabriela Madrid lives in San Antonio,TX.







16 ago. 2015

Muestrario de ficciones hispanoamericanas

Muestrario de ficciones hispanoamericanas
Antología bilingüe 2015 de La Caverna, escuela de escritura creativa
Showcase of Latin American fiction






                               I love my cat. Pintura de Chenco



Fragmentos de la novela: El último romántico, de José Díaz -Díaz*                        

Mirtaloba

Pero ahora que Eugenia trae a colación  sus obras de teatro, mi memoria no puede dejar de pensar en ese personaje, en esa femme fatale que ya conocemos y que es nada menos que Mirtaloba. El asunto no es que Mirtaloba haya finalmente encontrado a su victimario Luciano y haya saciado en el pequeño su sed de venganza. No. Lo verídico según me lo confesó Gerardo Antonio sucedió cuando unos seis meses después del infortunado incidente de la jarra de agua helada, la vampiresa criolla sí lo contactó pero ya no con el ánimo de cobrar deudas lejanas, sino para que la ayudara a salir de un problema muy serio que la tenía en ascuas. Requería con urgencia los servicios profesionales del maestro Luciano, sobre todo ahora que según los diarios del país reseñaban el nuevo título que el genial liliputiense poseía entre sus credenciales académicas, el de <<Exorcista Certificado>>. El documento, en efecto, estaba suscrito por la sociedad de santeros del caribe, fieles practicantes del culto yoruba y avalado por la orden sincretista Babalú número uno con sede en la Habana, Cuba. La rúbrica del abogado y respetabilísimo santero Oscar Tariche, avalaba la autenticidad del diploma.

—Maestro— le dijo Mirtaloba a Luciano, enseñándole los dientes blancos y parejos en una media sonrisa que no se sabía si era fingida o verdadera. Estaban sentados uno frente al otro en la terraza del segundo piso de la cafetería Monteblanco ubicada en la esquina la carrera séptima con catorce en Bogotá, cita a la cual accedió el maestro después de semanas de llamadas telefónicas en las cuales ella le aseguraba que estaba olvidado y perdonado el incidente aquel y que si lo quería ver era porque realmente necesitaba de su ayuda y de que los amigos si en verdad eran amigos tenían que ser solidarios en las buenas y en las malas.

—Maestro— le volvió a decir sin reticencia alguna mientras llamó con un chasquido de los dedos pulgar y del corazón a la mesera para pedirle dos tazas de aguas aromáticas (las uñas se le veían todas comidas)— yo sé que no te caigo muy simpática por lo loba y golfa que dicen que soy; una bocazas que habla con desparpajo sobre las cosas íntimas de la gente; que soy altanera, que ando metiendo la pata en todo lo que digo y lo que hago como si fuera una torcida de nacimiento; que la paso flirteando con todo el mundo, que soy una buscona, una mosquita muerta; una casquivana de medio pelo con ese aire de corista de segunda categoría, pizpireta y ridícula; que me gusta lucir prendas prestadas; que me gusta aparentar lo que no soy, que compro ropa fina y de marca en tiendas exclusivas y que a la semana después de usarlas al menos una vez, las devuelvo y aquí no pasó nada. Qué va. Nada que ver. Lo que pasa es que me tienen ojeriza. Pero qué le vamos a hacer no todas somos monedita de oro y entre nosotros han pasado cosas tan íntimas que sea como sea son cosas que nos unen más que nos separan. De hecho, te digo que quisiera volver a estar contigo en la intimidad pero sin triquiñuelas ni mañerías para que te regodees de verdad esta golosina jugosita que te espera impaciente. Así de fácil, papito, lo tomas o lo dejas. Qué puñeta. Lucianito, para no dilatar más la tragedia, el caso es que estoy estudiando Reiki con el fin de ayudarme a mí misma en mi sanación pues ya no puedo con ese rollo de las posesiones carnales de las benditas ánimas que me han escogido como su templo de carne y hueso para visitarme en la paz de la noche y gozarme y saciar sus apetencias y desahogar en mi humanidad sus inmortales ganas de coitar como si en su mundo no existieran mujeres y si en este no existiera más que yo. Tampoco.

—Maestrico— le decía Mirtaloba a Luciano tomándole con sus dos manos su manita derecha, mirándolo a los ojos con una expresión enigmática entre angustiada y triste — si me ves así de flaca no es porque lleve una dieta muy rigurosa, sino de tanta singadera con las ánimas de dos o tres sementales sibaritas que no se cansan de darme falo todas las noches y si vieras maestro cómo me despierto de sobresalto toda bañada en sudor por la potencia de esos orgasmos que me hacen gemir de placer. Menos mal que duermo en mi habitación independiente, si no, cómo fuera. Qué vergüenza. Qué diría mi mamá. Otra cosa es cuando lo hago con mi preferido, mi benemérito, mi médico de cabecera, el beato José Gregorio. Con él es distinto porque sea como sea es mi protector y muchos son los favores que me hace como para yo ir a negarle lo que él como hombre que es necesita de vez en cuando. Además no me pone tan fría la cama ni mi cuerpo al inicio de la visita, como sucede con los otros ni me deja la piel con un olorcito maluco que solo después de varios días de jabón y perfume logro ahuyentar. ¡Guácala! Él sí es bienvenido y con alborozo lo recibo lástima que cuando me vengo y me despierto a la vez, y lo quiero abrazar, el santo se me esfuma, su cuerpo se desprende de mi bisagra y huye, se evade ¡puff! desaparece y deja mis brazos abrazando el vacío. Qué va. Así no vale.

Créemelo maestro, no es fácil ser amante de tanta sombra en pena, que me dejan frágil todo el día, como trastornada, dual, mal y fatal. Que se las arreglen con las once mil vírgenes que dicen que tienen por allá. Holgazanes de la eternidad. La chimba’e Lola. No es mi problema. Claro, con el beato es otra cosa. A él nunca se lo voy a negar, al contrario es un honor y un privilegio para mí. Bueno, lo que se dice privilegio, privilegio, no. Pero sí me siento distinguida y premiada con su escogencia. Total, una mano lava a la otra, si yo todo el tiempo le estoy pidiendo favores que a decir verdad el siempre me concede, nunca me falla. Siempre seré su pistilo dispuesta a recibir su leche celestial, como dicen. Pero otra cosa muy distinta es con esos padrotes gigantescos que ni conozco ni sé a ciencia cierta quienes son pues cuando me despierto sobresaltada y por la potencia del clímax quedo sentada y con los ojos abiertos en el mismo instante en que el visitante se desprende de mí y desaparece como alma que lleva el diablo. Claro, maestro, que al final de cuentas no te puedo negar que también gozo. Mañosos que son, cómo no gozar con esas artes amatorias que recorren el manual del kamasutra con qué facilidad, feroces expertos de la sodomía. ¡Huyyy...! ¡Qué bárbaros! ¡Qué verriondera!

— ¡Pero ya basta!—. Continuaba diciendo Mirtaloba como volviendo en sí de sus pesadillas que ahora evocaba de manera tan vívida — Maestro Luciano. No más. Ya no más tontinas. Yo no me chupo el dedo. Estas y todas las cosas que me pasan por estúpida y confiada deben acabar. Ya no voy a buscar como lo hacía antes el amor verdadero entre el desfile de amantes y tinieblos que he tenido y que no son pocos. Siempre y con cada uno de ellos buscando el amor y lo que encontraba al final era un acezante chorizo de carne esperando para penetrarme. Todos, sin excepción lo que querían era cepillarme. No voy a hacer más la pendeja dizque socorriendo con profunda compasión y extrema ternura a mis amigos del barrio que no tenían novia, con una felación relámpago o con un polvito de gallo salvador para que se aliviaran el cuerpo del peso de la abstinencia y se les aclarara la mente casi tostada de tanta pajilla. Toco madera.

Pero volviendo a lo actual, de verdad Lucianito que necesito de tu ayuda. Estoy que me hago caquita de solo pensar que no me puedas socorrer. De nada me han servido las sesiones de Reiki. De nada me han servido las sesiones de desahogos colectivos que realizamos en el servicio religioso de la iglesia con los hermanos evangélicos todos los domingos bajo el prodigioso verbo encantado de mi pastor Ángel Manuel, a pesar de lo buena discípula que soy. Porque eso sí nadie me gana en cantar y en orar, en gritar cuando hay que gritar y en bailar y en hablar en lenguas y en entrar rapidito en ese estado de trance letárgico de semiinconsciencia donde ya no sé quién soy pero que me hace sentir liviana y liberada de tanta energía apestosa que abunda por ahí. Pero aún así, nada que me logro curar. Así pues que estoy en tus manos.  Hipnotízame, hazme regresión, Lo que sea. Si crees que estoy posesa, exorcízame. Soy paciente disponible. Ayúdame, mi pequeño iluminado. No seas tan antipático. Ya no aguanto más tristeza. Esto no es vida. Tengo amantes fantasmales y en la vida real no tengo ninguno porque según dicen, ellos son celosos y me alejan cualquier galán de carne y hueso que me quiera pretender. Mi cabeza navega en un limbo de incoherencias y verdades a medias. En serio, maestro, fíjate que hasta en el trabajo estoy teniendo problemas y hasta me pueden echar en cualquier momento pues están cansados de que me quede dormida sobre la máquina de escribir donde me toca transcribir órdenes de compra durante las ocho horas continuas. A veces me doy cuenta de que estoy llorando sin saber por qué de modo inexplicable, sin motivo aparente, amiguito. Llorando a moco tendido. De verdad, créeme que estoy de psiquiatra. Mis nervios no dan más.

—A ver, a ver— le replicó Luciano tratando de calmarla con su mirada apacible y comprensiva mientras con un gesto paternal la invitaba a tranquilizarse y a beber el agua aromática que una mesera vestida de falda larga y delantal blanco almidonado les había servido hacía ya unos minutos.
— ¿Kikirikihaga, mi niña? No te preocupes. Para comenzar, te tengo dos noticias. Una buena y una mala. La buena es, que ese problemita tiene cura. Y la mala es que después de efectuada la ceremonia de sanación, ya nunca jamás podrás ser toqueteada ni poseída por las ánimas singonas incluyendo al beato.
Mirtaloba lo miraba con una expresión entre incrédula y maravillada a la vez. Se tapaba la cara con las manos, se trataba de levantar de la silla, se movía nerviosa, hasta que después de unos segundos tomó una bocanada de aire y resopló. —Sí maestro. Estoy dispuesta a hacer lo que haya que hacer. Dímelo nomás. Ya sé que hay que hacer sacrificios. Bendito sea el Señor. Dichosos los oídos que te escuchan. Yo sabía que contigo podía contar. No sabes el peso que me quitas de encima. Lo siento por José Gregorio. Él comprenderá.

Enseguida, el liliputiense le puntualizó con pormenores los detalles del rito a seguir. Escogieron como lugar el patio trasero de la casa de Luciano y ese jueves siguiente a las diez de la mañana con la presencia de Gerardo Antonio, quien como testigo voluntario se ofreció para avalar la ceremonia, efectuó lo que para el maestro era pan comido. Mirtaloba iría vestida con ropas muy ligeras y usadas, fáciles de rasgar y quitar por el oficiante, quien colocado con el testigo a espaldas de la paciente (no debían ver sus genitales) y entonando las oraciones pertinentes para el caso, sería despojada de toda vestimenta, mientras con un látigo hecho de ramas del árbol llamado espanta muertos, el liliputiense la aporrearía hasta el cansancio. Así lo dictaba sabiamente la cartilla guía del ceremonial después de haber tirado el óculo sobre una estera hermosísima que el enano guardaba con mucho celo y orgullo, bajo llave, en el armario donde mantenía todo tipo de estatuillas, figuras, reliquias, cuarzos, amuletos, fetiches, talismanes; en fin, utensilios y utilería de uso práctico en sus artes ocultas. Así se hizo. Concluido el ritual, Mirtaloba entre incrédula y alborozada, totalmente confusa con el enrevesado galimatías que había escuchado de boca del oficiante, especialmente para ella que era neófita en esas artes, bañada en sudor mezclado con un abundante llanto de lágrimas gruesas, daba gracias, muchas gracias al maestro por quitarle ese gran peso de encima. Muy modosita se escurrió al interior de la casa y se encerró en el baño donde se dio una ducha de agua caliente que en verdad la reconfortó de tanto zarandeo. Se enfundó un traje nuevo que había adquirido para esa ocasión y que junto con la maleta de marca (también nueva) devolvería al día siguiente a la casa Dior, como quien dice aquí no pasó nada y salió de la casa del maestro dando gracias al cielo como si en verdad se hubiera quitado de encima más de un muerto.

* La novela se ordena en Amazon.com








Showcase of Latin American fiction

Jose Diaz Diaz
Fragments of the novel: The Last Romantic
Translated by Maria Gabriela Madrid.



Mirtaloba


But now that Eugenia talks about her plays, my memory cannot stop thinking about that character, in that femme fatale we already know and that is nothing less than Mirtaloba. The issue is not that Mirtaloba has finally found his killer Luciano and has satisfied in the small one her thirst for revenge. No. The true as Gerardo Antonio confessed happened when about six months after the unfortunate incident of the pitcher of ice water, the Creole vampire contacted him but no longer with the aim of collecting far away debts, but to help her out a very serious problem that had her in embers. She urgently needed the professional services of master Luciano, especially now that the country's newspapers wrote about the new title that had the great Lilliputian among its academic credentials, the “Certificate of Exorcist”. The document, in effect, was signed by the Society of Santeros of the Caribbean, faithful practitioners of the Yoruba religion and endorsed by the syncretistic order Babalu. The number one with based in Havana, Cuba. The heading of the respectable lawyer and santero Oscar Tariche, guaranteed the authenticity of the diploma.

-Master- Mirtaloba said to Luciano, showing her white, even teeth in a half-smile that does not know if it was feigned or real. They sat facing each other on the second floor of the terrace of Monte Blanco Café located on the corner the Seventh Avenue with fourteen in Bogota. An appointment which agreed the master after weeks of phone calls in which she assured him she was forgotten and forgiven for that incident and that if she wanted to see him was because she really needed his help, and that friends were real friends if they had to be supportive in good and in bad times.
 -Master- Said again without any reticence as she called with a snap of the thumb and the heart to ask the waitress for two cups of aromatic waters (you could see the nails were bitten) - I know you do not like me because of what they say about me that I am a wolf and a slut; one loudmouth who with impudence way speaks about intimate things that happens to people; that I am arrogant, that I'm screwing up in everything I say, and what I do like I am crooked since birth; that I am flirting with everyone, that I'm a hooker, a hypocrite; one frivolous middling with that air of second-showgirl, pert and ridiculous; that I  like to wear borrowed clothes; that I like to pretend what I'm not, that I buy fine brand clothing at exclusive shops and that a week after using them at least once, I return them and nothing happened here. No way. Nothing to do with me. What happens is that they have a grudge. But what can we do, not all are golden coins and between us there have happened such intimate things that no matter what these are things that unite us rather than divide us. In fact, I tell you I would want to be with you in intimacy but without tricks for you to enjoy this real juicy treat that awaits you impatiently. Just like that, Daddy, take it or leave it.  Lucianito, to not further delay the tragedy, the fact is that I am studying Reiki in order to help myself in my healing because I can not go with the carnal possessions of the blessed souls who have chosen me as their temple of body and flesh to visit me in peace at night and enjoy me and satisfy their desires and vent in my humanity their immortal desire to have an intercourse as if in their world women did not exist and if it does not exist more than me. No way.

-Little master- Said Mirtaloba to Luciano while grabbing with both her hands his right hand and looking into his eyes with an enigmatic expression between distressed and sad - if you see me so skinny it's not because I carry a very strict diet, but of all much fornication with the souls of two or three stallions foodies who never get tire of phallus me every night and if you saw master how I awake all startled, drenched in sweat by the power of those orgasms that make me moan with pleasure. Good thing I sleep in my private room, if not how would that be. What a shame. What would my mom said. Another thing is when I do my favorite, my worthy, my doctor, my blessed Jose Gregorio. With him is different because as my protector and many are the favors he has done for me as I go to deny what he is like a man who needs from time to time. Also it does not make my bed and my body so cold at the beginning of the visit, as it happen with the others that leave my skin with a whiff smell that only after several days of soap and fragrance I manage to get rid of. Yuck! He certainly is welcome and with joy and pity I receive him. To bad that when I wake up and wanted to hug him, the saint disappeared at once, his body leaves my hinge and flees, evades and puff! disappears and leaves my arms embracing the void. No way. Its so not worth it.

Believe me master, it is not so easy to be the lover of all shadow in penalty that leave me weak all day, as deranged, dual, evil and fatal. Get fixed with the eleven thousand virgins who say they have there. Loafers of eternity. The bad Lola. It’s not my problem. Of course, with the Blessed is something else. I will never deny it to him; on the contrary it is an honor and a privilege for me. Well, what is said privilege, privilege, it not said. But I feel honored and awarded of his choice.  One hand washes the other, all the time if I'm asking favors and in fact are always granted. He never fails me. I will always be his pistil ready to receive his heavenly milk, as they say. But quite another thing is with these giant stallions as pimps that I do not even know neither know for sure who they are because when I wake up startled and because of the power of the climax I sat there and with open eyes at the very moment when the visitor leaves me and disappears like a soul pursuit by the devil. Sure, master, at the end I cannot deny that I also enjoy it. Crafty they are, how not enjoy the arts of love with those who travel the kamasutra easily, fierce experts of sodomy. Huyyy..! What barbarians!

- But that’s enough! -. Mirtaloba kept saying as she came to herself of her nightmares now so vividly evoked - Master Luciano. No more. No more stupidities. I do not suck my thumb. These and all the things that happen for being stupid and trusting must end. I'm not going to look as I did before, the true love, between the parade of lovers I’ve had and they are not few. Always looking for love and what lay at the end was an impatient sausage of meat waiting to penetrate me.  All without exception wanted to have me. I will not be the idiotic supposedly aiding with deep compassion and extreme tenderness my friends in the neighborhood who had no girlfriend, a lightning fellatio or a dust of the savior rooster to alleviate the body weight of abstinence and the mind almost toasted from doing it alone clarify. Touch wood.

But back to the actual, for sure Lucianito I need your help. I am almost pooping just thinking that you cannot help me. The Reiki sessions have not served me.  It have not serve me the collective sessions of outbursts in the religious service of the brothers of the evangelical church every Sunday under the prodigious verb of my pastor Angel Manuel, despite what I'm good disciple. Yes because nobody wins in singing and praying, to shout when to shout and dance and speak in tongues and quickly get in that state of semi-consciousness lethargic trance where I no longer know who I am but it makes me feel light and released of that stinking energy that abounds there. But still, nothing cures me. So I'm in your hands. Hypnotize me, make me regression whatever. If you think I'm possessed, exorcise me. I am an available patient. Help me, my little enlightened. Do not be so unfriendly. I cannot take more sadness. This is not life. I have ghostly lovers and in real life I have none because as they say they are jealous and keep me away from any hunk of flesh and blood that wants to pretend me. My head sails in a limbo of inconsistencies and half-truths. Seriously, master, note that even at work I'm having trouble and they can fire me at any time because they are tired that I fell asleep on the typewriter where I have to transcribe request of buying for eight continuous hours. Sometimes I realize I'm crying inexplicably without knowing why, for not apparent reason, buddy. Crying my eyes. Really, believe me I'm ready for a psychiatrist. My nerves do not give more.
-Lets see, lets see replied Luciano trying to calm her with his gentle and sympathetic look while with a fatherly gesture inviting her to calm down and drink the herbal tea a waitress dressed in long skirts and starched white apron had served them few minutes ago.
- Kikirikihaga, my child? Do not worry. To begin, I have two news for you. One is good and the other bad. The good news is that little problem has cure. And the bad news is that after the healing ceremony is performed, you will never ever be touched or possessed by spirits including the Blessed one.
Mirtaloba looked at him with an expression between incredulous and amazed at the same time. She covered her face with her hands, she tried to get up from a chair, she moved nervously, until after a few seconds took a deep breath and blew. -Yes master. I'm willing to do what I have to do. Just tell me. I know I have to make sacrifices. Praise the Lord. Blessed are the ears that hear you. I knew I could count on you. You do not know the heavy weight you took off. Sorry for Jose Gregorio. He will understand.


Then, the Lilliputian pointed on the details of the ritual to follow. They chose as place the backyard of the house of Luciano and the following Thursday at ten in the morning with the presence of Gerardo Antonio, who as a volunteer witness offered to endorse the ceremony. He did what for the master was a breeze. Mirtaloba will dress in very light clothing, easy to tear and remove by the officiant, who standing with the witness behind the patient (they should not see the genitals) and chanting the appropriate prayers for that matter, she would be stripped of all clothing while with a whip made of tree branches called scares dead, the Lilliputian will hit her until she drop. So dictated wisely the ceremonial guide after having thrown the oculus on a beautiful mat kept by the dwarf with great zeal and pride, locked in the closet where he kept all kinds of statues, figures, relics, quartz, amulets, fetishes, talismans; finally, utensils and props for practical use in the secret arts. That’s how it was done. Completed the ritual, Mirtaloba between incredulous and exhilarated, totally confused with convoluted gibberish she had heard from the mouth of the officiant, especially for her that as being a neophyte in these arts, bathed in sweat mixed with a hearty cry of big tears, gave thanks, many thanks to the master for taking of this great burden. Very shy slipped into the house and locked herself in the bathroom where took a shower of hot water that actually comforted from all the shaking. She dressed a new suit that had bought for the occasion and with the brand suitcase (also new) would return it the next day at Dior, as they say here nothing happened and left the house of the master thanking heaven as if indeed she had taking off more than one dead.

* La novela se ordena en Amazon.com


11 ago. 2015

Hombres sin mujeres. Siete cuentos de Haruki Murakami

José Díaz- Díaz













Haruki Murakami, el escritor nipón contemporáneo más leído en occidente (Kioto, 1949) nos dispensa en esta oportunidad  con un libro que contienen relatos escritos con la fórmula estándar que caracterizan su universo narrativo.

En esta selección de historias cortas, encontramos de nuevo la recurrencia y consolidación de Los elementos formales y temáticos del escritor japonés de culto: fantasía fusionada con realidad, surrealismo pop, soledad vertical, amor nostálgico. Escenografía posmoderna: ambientes nebulosos y claroscuros; clubes de jazz, amistades con gatos misteriosos, atmósfera de policial negro, explicaciones metafísicas; suspense; personajes anónimos y ordinarios (y justo por eso, curiosamente, mucho más humanos) perdidos en ese sombrío hueco de su absurdo existencial. La receta se adereza con un flashback  que nos llevará siempre a un retorno soñado de la niñez para recuperar la inocencia perdida y el paraíso donde todo es perfecto.
 He ahí una fórmula que le ha dado resultados excelentes para consolidar un estilo, conquistar un mundo de fans,  vender mucho y ser tenido en cuenta para la adjudicación del premio Nobel de literatura.

Es imprescindible subrayar que en  el nuevo libro inspirado en tres  obras clásicas de la historia de la literatura— las cuales le sirven como  columna vertebral al entramado narrativo— Murakami rinde un tributo explícito a sus autores, a la vez que se ensaya como «copista arriesgado» al emprender una reescritura al talante de los manuscritos de un palimpsesto que capa tras capa mantiene sus signos y símbolos originales y que, transcribe sobre temas y formas tan reconocidas y consolidadas, en la misma  medida en  que inserta su tono personal y su sello de amanuense vanguardista.
 Definitivamente  Murakami se aviene mejor con la distancia corta que con la larga, es decir, con el cuento que con la novela.

 En Sherezade, recrea al cuento clásico medieval de Las mil y una noches, en el cual se engarzan y enhebran historias de nunca acabar. En el cuento del japonés, Habara, un hombre recluido en casa por razones desconocidas invita a la mujer que cuida de su casa a contarle extrañas y apasionantes historias después de las relaciones sexuales que mantienen en cada una de sus encuentros.

 En Samsa enamorado recrea a su modo las dolencias emocionales del protagonista de Gregorio Samsa en la Metamorfosis de Kafka, publicado por primera vez en 1915. El peso aplastante de todo tipo de autoridad sobre la disminuida víctima, recobra sesgos extraños en la nueva prosa.
En Hombres sin mujeres, título homónimo (Men Without Women) de Hemingway publicado  en 1927— y que le sirve de nombre a su nuevo libro— desarrolla la temática de los hombres solos, en este caso, con un tópico que se centra no en los hombres solitarios de Hemingway sino en los sentimientos de aflicción de los  hombres que han perdido a sus mujeres.  Narrado en primera persona, como suele ser su estilo, el protagonista adulto se entera del suicidio de quien muchos años atrás(a los catorce años de edad) fuera su amante. Este argumento le permite vivenciar con nostalgia absoluta la pérdida de su juventud. Añora con hondo dolor la gratificante plenitud del disfrute la vida en el alborozo de una energía sensorial que toca los linderos de la felicidad. Es el retrato patético del adulto que se consume en  el menoscabo de la magnificencia de esa etapa lúdica de la existencia. Murakami rememora esas vivencias de adolescencia y primera juventud como un experto Curador de arte que husmea con fina sensibilidad la pátina del tiempo aún caliente en el cuerpo de su amada obra, pero que en vez de encontrar lustre y brillo solo encuentra angustia y soledad. Nos abocamos a contemplar la imagen de una absoluta impotencia que describe como un abismo insalvable:
 “…no es que solamente sea hondo, sino que además tiene una anchura espantosa. Tanto que desde el fondo se eleva una alta montaña formada por los restos de los pájaros muertos que, incapaces de franquearlo de extremo a extremo, cayeron extenuados en pleno vuelo…”.

De otra parte, la crítica favorece decididamente a los títulos: Sherezade y Kino, como los mejores cuentos del compendio. Estos dos relatos brillan por encima del resto. Kino es el nombre del protagonista: un deportista de juventud, ahora vendedor de material deportivo, que descubre que su mujer se acuesta con un compañero de trabajo. Después del divorcio, Kino alquila un bar al final de un callejón y decide cambiar de vida y de negocio. Hasta ese bar llegan algunos extraños personajes, entre ellos un gato que parece elegir el bar como hogar y también Kamita, una especie de mafioso aficionado a los libros que, en un momento dado, le dice a Kino que es mejor que deje el bar y empiece a viajar.

En el primer relato Drive my Car, encontramos a un protagonista actor de segunda fila que, por unos días, se ve obligado a contratar como chofer a una joven. Mientras esta le lleva de un lado para otro, el protagonista le va contando, casi como sin querer, cómo ha sido su vida. Así la conductora se entera de que su mujer, muerta hace no mucho y también actriz, lo engañaba con otros hombres: actores con los que compartía película y a los que luego, nunca, volvía  a ver. Después de su muerte, cuenta el protagonista, él mismo se reunió y acabó siendo amigo de uno de esos amantes de su mujer.
El relato Yesterday, es la historia de tres jóvenes  narrada por uno de ellos desde su madurez. Kitaru, uno de los protagonistas, propone a Aki, el narrador, que puesto que no tiene novia, podría salir con la suya, llamada Erika, y así cuidar de ella. “Mejor que salga contigo que con otro”, viene a decir Kitaru. Aki, entre molesto, confundido y deseoso, acepta salir una vez con Erika, con quien volverá a encontrarse años después.

El relato Un órgano independiente,  desde la figura del narrador-testigo,  nos deja ver la fascinante historia de Tokai, un médico mujeriego y despreocupado que nunca ha querido tanto a alguien como para atarse a él, pero que un día, siendo ya maduro, se enamora de una mujer casada. Los celos y su incapacidad para aceptar el rechazo, llevarán a Tokai a una destrucción lenta, voluntaria y espantosa.
Aruki Murakami no es el mejor cuentista del mundo, es evidente, pero leer a Murakami provoca instantes de gozo supremo al apreciarse destellos de lo que es el bello arte del buen contar. Ese halo poético que se siente en la fragilidad angustiosa y en la vulnerabilidad e impotencia de sus criaturas literarias, nos agobian y nos desestabilizan como contemporáneos, al fin de cuentas, de un tiempo cuyo rasgo principal es el de la incertidumbre.

Hombres sin mujeres. Haruki Murakami. Traducción de Gabriel Álvarez Martínez. Tusquets Editores. Barcelona, 2015. 269 páginas.