29 abr. 2018

Evento en Boca Ratón, Florida, para celebrar el Día Internacional de la Mujer


Evento cultural en Boca Ratón, Florida,  para celebrar el Día Internacional de la Mujer












Con la clausura del taller literario para mujeres hispanoamericanas coordinado por la Fundación La Caverna, dictado por el escritor José Díaz Díaz y la presentación de la novela: La fuente de la fortuna  de la  autora colombiana Carolina Padilla, el pasado 10 de marzo se rindió emotivo homenaje a las mujeres en su día.

La tertulia reunió en casa de la relacionista  pública de la Fundación La Caverna: Eugenia Mora-Ash, a  integrantes del curso intensivo de escritura creativa, entre otras: La poeta y pintora dominicana Deya Delacruz; la economista colombiana Luz Mery Montes; la odontóloga mexicana Margarita Riquelme; la comunicadora peruana Victoria Hidalgo y la profesora colombiana Liz Sánchez, quienes estuvieron acompañadas por un selecto grupo de mujeres activistas culturales e intelectuales como Gloria Cataño; la couch inspiracional y autora Luz Amparo Reyes y la reconocida escritora de libros para niños Sandra P. Malkus, quien obtuviera record de ventas en Amazon con su libro: Keep your Promise.

La Fundación la Caverna con sede en Hollywood, Florida, dirigida por José Díaz Díaz impulsa como misión: elevar el nivel cultural de nuestras comunidades y su  lema de trabajo es: “el empoderamiento la imagen de la expresión hispanoamericana”.

Invita a quienes se sientan solidarios con este propósito a que participen en las diferentes actividades que vienen desarrollando para lograr sus objetivos.
Para unirse a tan loable proyecto se pueden comunicar por el: 786 5123437 o ingresar a la página web: www.arandosobreelagua.com; joserdiazdiaz@gmail.com; moraash0514@aol.com









20 abr. 2018

La poética de Charles Bukowski







La Poética de Charles  Bukowski.
©José Díaz- Díaz
Director de la Fundación La Caverna













La poesía  cultista de T. S. ELIOT, pareciera ser una de las excepciones  al resto de la producción poética del siglo veinte, en U.S.A   El grueso de los que le siguen en esta centuria,  recogen con dolor el árbol que roza los umbrales  de la desesperanza. Charles Bukowski (Alemania, 1920- Los Ángeles, 1994), es quizás uno de los extremos de esta tendencia crítica que por la vía del cinismo descarnado, se inmola en su poesía y en su vida  para protestar sin contemplación ni concesión alguna, la doble moral y la hipocresía imperante que impone el Tener sobre el Ser, como valores supremos, en el engranaje de una sociedad que evita mirarse a sí misma, para no asustarse del camino errático que transita.

Tuvo grandes maestros que lo influenciaron desde distintos ángulos. Ezra Pound, lo hizo  desde una tendencia liberadora  de lenguaje y conciencia. Henry Miller con sus  “Trópicos”,  desmitificando el tabú del asunto sexual; y Ernest  Hemingway, más en su poesía que en su narrativa, poniendo al desnudo el orgullo de jugar a perdedor, siempre por la vía moral de la elegancia en el sufrimiento.

Allen Ginsberg, pope de la poesía “beatnik”, (quienes se sienten extranjeros en su propia tierra) le señala la angustiosa  simbiosis del poeta y su medio con los primeros versos de su conocido poema Aullido: “Yo he visto a las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, desnudas histéricas muriéndose de hambre...”. También Bukowski transita el camino que ya anteriormente Tristán Tzara describiera cuando decía que “la poesía no es meramente un producto escrito, sino una manera de vivir”.













 En definitiva, su literatura se recrea en su propia miseria. La materia prima de sus versos es extraída literalmente de su marginamiento social, y de su limpia conciencia  que ve con ojos de inocencia  el derrumbamiento de su propio mundo en el muladar  de   unas circunstancias  históricas nauseabundas.

 Su poesía—que destila amargura y humor negro— descarnada y cruda; cínica  y voluptuosamente sucia, invita al lector a emerger purificado luego de enrostrarle las llagas que a través del dolor obran sus poemas como milagrosa catarsis para aliviar el desasosiego y el marasmo existencial.

Charles Dubois definía la Literatura como: “El lugar de encuentro de dos almas”.
Charles Bukowski, nos entrega en sus versos y en su narrativa la posibilidad de ver el
lado oscuro de la nuestra. Su poema Melancolía, bien nos puede servir de abrebocas  para acceder a una de las ventanas de su desesperanza:












La historia  de la melancolía
nos incluye a todos.
Me retuerzo entre las sábanas sucias
Mientras fijo mi mirada
en las paredes azules
Y nada.
Me he acostumbrado tanto a la melancolía/
que
la saludo como a una vieja
amiga.
Ahora tendré 15 minutos de aflicción
por la pelirroja que se fue,
se lo diré a los dioses.
me siento realmente mal
realmente triste
entonces me levanto
PURIFICADO
aunque no haya resuelto
nada(...)
hay algo mal en mí
además de la
melancolía.







16 abr. 2018

Intimidades del oficio de narrar


Intimidades del oficio de narrar
©José Díaz-Díaz
Director de la Fundación cultural La Caverna








La creación literaria así como el arte en general continúan siendo en su génesis un fenómeno casi inexplicable, a la vez que misterioso. Leyendo textos sobre el particular— que han llegado a mis manos sin orden estricto— algunos me han conmovido a fondo, de tal manera que los he reproducido en el manual para escritores neófitos que acabo de publicar y que he titulado: Todo lo que debe saber un escritor principiante.
Uno de esos párrafos sobre el tema está escrito por  Ernesto Sábato y dice lo siguiente:

 (...) podría decir que (al escribir) sucede lo mismo que cuando uno se enamora. De pronto uno necesita escribir. Uno se enamora y no sabe por qué. (...) Esto nos lleva al problema de las ideas en relación con las ficciones, problema que me ha preocupado durante toda mi vida literaria. Aludí ante a lo que puede llamarse el "pensamiento mágico" del escritor. Hay dos momentos en su trabajo: en el primero -no me refiero a lo temporal sino a lo esencial-, se sume en las profundidades del ser, se entrega a las potencias de la magia y del sueño recorriendo para atrás los territorios que lo retrotraen a la infancia y a las inmemoriales de la especie, allí donde reinan los instintos básicos de la vida y de la muerte, donde el sexo, el incesto y el parricidio mueven sus fantasmas; es donde el artista encuentra los grandes temas de su creación. Luego, a diferencia del sueño, en que angustiosamente se ve obligado a permanecer en esas regiones antiguas y monstruosas, el artista retorna al mundo de la luz, momento en que los materiales son elaborados, con todas las facultades del creador, no ya hombre arcaico, sino hombre de hoy, lector de libros, receptor de ideas, con prejuicios ideológicos, con posición política y social.

En este sentido, un texto literario gracias al talento y la magia del narrador (si la tiene) nos conduciría a lo que se suele llamar el misterio de la comunicación artística. Concluyo que aquí la artesanía y el oficio de escribir toman su pleno sentido, logrando que la magia de la literatura contagie el estado anímico del lector y lo seduzca.
La paciencia y la experiencia son dos consejeras ineludibles para lograr una escritura de impacto. El secreto del narrador está en la voz que se oye en sus libros.
Dice García Márquez:
Un relato es una transposición cifrada de la realidad, una adivinanza del mundo”. Tener la capacidad para reinterpretar el mundo, sería la impronta de una escritura de calidad.
 Los cuentos de Jorge Luis Borges quedan flotando en la mente y el corazón del lector para que los llene de sentido, los nutra con sus vivencias anteriores, con su sensibilidad e imaginación, pero partiendo de un todo (la trama perfecta) y retornando, luego de seguir las reglas del juego, a mantenerlo siempre igual a sí mismo para los lectores de los tiempos futuros que a su vez volverán a participar de la alegría asombrosa de seguir escribiendo (soñando) el libro infinito.

De otra parte el maestro Vladimir Nabokov, autor de la novela Lolita, y quien fuera profesor universitario por muchos años, nos ayuda a comprender el fenómeno de la creación literaria, cuando habla de la Inspiración:
El paso del estadio disociativo al asociativo está marcado por una especie de estremecimiento espiritual que en inglés se denomina a grosso modo inspiration. Un transeúnte silba una tonada en el momento exacto en que observamos el reflejo de una rama en un charco que a su vez, y simultáneamente, nos despierta el recuerdo de una mezcla de hojas verdes y húmedas y una algarabía de pájaros en algún viejo jardín y el viejo amigo, muerto hace tiempo, emerge súbitamente del pasado sonriendo y cerrando su paraguas mojado. La escena sólo dura un radiante segundo, y la sucesión de impresiones e imágenes es tan vertiginosa que no podemos averiguar las leyes exactas que rigen su reconocimiento, formación y fusión —por qué este charco y no otro, por qué este sonido y no otro—, ni la precisión con que se relacionan todas esas partes; es como un rompecabezas que, en un solo instante, se ensambla en nuestro cerebro, sin que el cerebro llegue a darse cuenta de cómo y por qué encajan las piezas; en ese momento, una sensación de magia nos estremece, experimentamos una resurrección interior, como si reviviese un muerto en virtud de una pócima centelleante mezclada a toda velocidad en nuestra presencia. Esta impresión se encuentra en la base de la llamada inspiración, ese estado tan condenable para el sentido común. Pues el sentido común subrayará que la vida en la tierra, desde el percebe al ganso, desde la lombriz más humilde a la mujer más bonita, surgió de un limo carbonoso coloidal activado por fermentos, al tiempo que la tierra se iba enfriando servicialmente. Puede que la sangre sea el mar silúrico en nuestras venas, y estamos dispuestos a aceptar la evolución al menos como fórmula modal. Puede que los ratones del profesor Pavlov y las ratas giratorias del doctor Griffith deleiten a las mentes prácticas; y puede que la ameba artificial de Rhumbler llegue a ser una mascota preciosa. Pero repito, una cosa es tratar de averiguar los vínculos y etapas de la vida, y otra muy distinta tratar de comprender la vida y el fenómeno de la inspiración.

Existe un excepcional texto de David Foster Wallace sobre el particular,  que no puedo dejar de reproducir. Afirma que una obra de ficción es una conversación que permite enfrentarse a la soledad esencial que se da en el mundo. Entre los seres humanos se da una situación de incomunicabilidad de emociones. Dice:
La comunicación entre el creador y el lector es algo extraordinariamente misterioso. La buena literatura provoca una experiencia que permite trascender el aislamiento de orden subjetivo. Es un término sumamente idiomático e idiosincrático, en realidad, la expresión de un sonido. Lo encontré una vez leyendo a Auden o Yeats, no recuerdo exactamente. Es como una epifanía, en el sentido que le daba Joyce al término, una revelación, la sensación de armonía y perfección que se siente en presencia de la obra bien hecha, de la obra de arte que logra su cometido. Es como un clic, el sonido que hace una caja que está perfectamente elaborada al cerrarse. El efecto inefable que provoca el contacto con la obra de arte. La comunicación entre distintas conciencias pensantes que se deriva de la contemplación de la belleza poética. En el acto de la lectura se da un componente que es el intento de establecer comunicación con otra conciencia, una interpenetración. Lo que llamo el clic es la capacidad de reconocer pensamientos y sentimientos que el lector siente como suyos, pero que no es capaz de verbalizar. Yo, como lector, en el momento de la lectura siento que el autor ha dado con las palabras que necesito para dar expresión a mis sentimientos. No les he dado forma yo, pero no por eso son menos mías: gracias al poeta, al escritor, han sido transfiguradas, y expresadas en una frase de gran belleza. En ese momento, el mundo cobra plenitud, solidez, rectitud.

No puedo dejar de agradecer a estos maestros de la gran literatura, sus reflexiones sobre ese hecho tan desconocido, como mágico, que envuelve la creación de un texto de calidad y que nace de las profundidades de la conciencia de los  escritores que tienen el privilegio de serlo.